Seilhamer cuestiona amenaza de aumento en tarifa de la AAA cuando paralizaron proyecto que podría evitarlo

0
208

El portavoz del Partido Nuevo Progresista en el Senado,
Larry Seilhamer Rodríguez, sostuvo que esta administración detuvo la
transferencia de los embalses y el sistema hidroeléctrico de la
Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) a la Autoridad de Acueductos y
Alcantarillados (AAA), a pesar de que esto proveía un ahorro
millonario a la AAA. De hecho, indicó que el propio director ejecutivo
de la Corporación, Alberto Lázaro, expresó públicamente favorecer el
proyecto ya que dijo “era una iniciativa que iba a ayudar a bajar los
costos”, ahorro que se le podía pasar a los abonados y así evitar un
aumento en la tarifa.

“Hace más de un año denuncié la paralización de la
propuesta que durante el cuatrienio pasado, específicamente en el
2012, las Juntas de Gobierno de la AEE y AAA aprobaron. Las
hidroeléctricas, según confirmó el propio Lázaro, le ahorrarían en luz
a la AAA entre $25 y $30 millones al año, lo que se traduciría en una
disminución en la tarifa al consumidor. Tengo que rechazar
contundentemente cualquier amenaza al pueblo de otro aumento en la
tarifa del agua cuando hay propuestas como esta que incluso fueron
avaladas por las Juntas de ambas Corporaciones y el propio Jefe de
Acueductos admitió públicamente que cree que el traspaso de las
hidroeléctricas era el camino correcto”, sostuvo el senador.

Seilhamer Rodríguez enfatizó que el activo de las plantas
hidroeléctricas podía ser utilizado por la AAA para ir al mercado de
bonos. “Hay unos proyectos de mejoras capitales y un programa de
dragado y mantenimiento continuo que deben ser realizados así como la
construcción del proyecto Embalse Valenciano. La emisión de bonos que
realice la AAA debe contemplar esto porque, como he dicho antes, sí es
necesario que llueva, pero las esperanzas en un alivio al
racionamiento no deben estar concentradas únicamente en la
precipitación. La Autoridad de Acueductos y Alcantarillados tiene que
contemplar un plan a corto y largo plazo. Actualmente debido a la
sedimentación de los embalses, particularmente el caso del Lago
Carraízo, solo tienen un 50 por ciento disponible de almacenamiento
por lo que ante un evento de lluvia copiosa se abrirían las compuertas
una vez se llenen los embalses y el resto del agua se perdería. Esto
nos colocaría en la misma situación de emergencia y racionamiento de
ocurrir un nuevo evento de sequía”.

El portavoz del PNP expresó que hay el ambiente propicio
ya que recientemente esta administración traspasó al municipio de
Comerío dos represas. “El pasado mes de julio mediante la Ley 131-2015
se viabilizó el traspaso de las represas Comerío I y II a dicho
municipio. Esto deja claro que el traspaso de las plantas
hidroeléctricas es realizable. Hay que preguntarse por qué esta
administración abandonó los planes de transferir el sistema
hidroeléctrico que permitiría a la AAA generar su propia energía y por
tanto producir ahorros que beneficiarían al consumidor”.