Denuncian que problema de ATM es operacional, no estructural

La agencia procura mudar el terminal existente para ampliar las facilidades y realizar mejoras físicas

0
474
Archivo / HMS Ferries inició el proceso de transición en febrero, habiendo establecido el equipo de evaluación compuesto por los ingenieros más calificados y experimentados del mundo.

Mientras la Autoridad de Transporte Marítimo (ATM) contempla realizar un traslado de sus facilidades a otro terreno del frente marítimo en la base Roosevelt Roads, líderes comunitarios de Ceiba y Naguabo expresaron su rechazo a esta movida por considerar que interrumpiría un plan de desarrollo con una subvención inicial de $7 millones en fondos federales aprobados.

La directora ejecutiva de la ATM, Mara Pérez, explicó que su intención es reubicar el terminal de lanchas para ofrecer a los usuarios “amplias facilidades”, lo que resultaría en mayor comodidad en el terminal tras denuncias constantes de ciudadanos que pasan horas aglomerados en filas, bajo carpas, en espera de las lanchas.

Actualmente, la agencia ocupa el 40 por ciento del frente marítimo y quiere establecerse en un terreno aledaño, que cuenta con el 54 por ciento del espacio portuario, según la Autoridad para el Redesarrollo de Roosevelt Roads (LRA, en inglés).

El LRA creó en 2014 un Plan Maestro de Desarrollo para identificar los usos, por zona, de la antigua base. De acuerdo con una presentación a mediados de año ante su Junta de Directores, documento al que este medio tuvo acceso, el LRA proyecta en el 56 por ciento del frente marítimo rehabilitar el antiguo “Port Control”. Ese edificio se encuentra destruido y abandonado desde que la Marina de Estados Unidos (US Navy) cesó operaciones en la base, en 2004. 

En la estructura, el LRA vislumbra crear restaurantes, hospederías y otros pequeños negocios como parte de la primera fase de un proyecto de uso mixto comercial que crearía 6,585 empleos. Al mismo tiempo, la ATM pretende trasladar el terminal de lanchas a ese espacio con una inversión de aproximadamente $25 millones en fondos federales de la Administración Federal de Transporte (FTA). 

Bárbara Solano / La ATM quiere mover el terminal de lanchas al antiguo “Port Control” de Roosevelt Roads a un costo de aproximadamente $25 millones.

Pérez detalló en declaraciones escritas a El Oriental que el terreno será utilizado para un área de espera, boletería, estacionamiento más cercano, servicios sanitarios, así como un sitio de embarque protegido contra las inclemencias del tiempo y una corta distancia para el muelle. En caso de ser aprobado el traslado por la Junta de Directores del LRA, la mudanza sería completada en 18 meses, indicó la funcionaria. 

No obstante, el presidente de varias organizaciones comunitarias en Naguabo, Carlos Iván Pérez García, reprochó que el problema de la ATM no redunda en las facilidades, sino en las operaciones del transporte marítimo, que ha sido un asunto histórico, principalmente, para los residentes de Vieques y Culebra.

“Aquí (en el terminal de lanchas) el problema es operacional… ¿Qué dice la ATM ahora? ‘Yo me quiero mover porque tengo problemas de facilidad física’. Lo puedes poner en la Catedral de San Juan y si las lanchas no salen a la hora que tienen que salir, este problema jamás se les va a acabar”, manifestó a este medio el líder comunitario, quien además integra la Junta de Directores. 

“A costa de eso, van a tronchar el desarrollo económico y la creación de empleos, que es la piedra angular de todo esto… Al tú (ATM) venir aquí, rompes toda la proyección. Inclusive, ya hay empresarios interesados en esta área”, agregó en carácter de activista.

En total, la primera fase del proyecto de redesarrollo del LRA alcanza un costo de $716 millones. Los $7 millones iniciales aprobados desde julio por la Administración de Desarrollo Económico federal (EDA) quedarían nulos si la ATM establece sus operaciones en el predio.

Dentro de sus próximas fases, el Plan Maestro también desglosa mejoras al predio requeridas para la creación de un “Food Truck Park”. Asimismo, la realización de trabajos geométricos en las calles y aceras para facilitar el flujo – tanto peatonal, como intermodal – desde la instalación hasta el terminal de lanchas existente.

Además, el LRA se encuentra en conversaciones con compañías de cruceros para crear un terminal en el Muelle 3 de Roosevelt Roads y un paseo peatonal similar a Bahía Urbana en el Viejo San Juan.

“Esto (Plan Maestro) se supone que sea un redesarrollo para generar empleos, para mitigar el daño que ocasionó el cierre de la base. La base, en un momento dado, tenía más población que Ceiba, Naguabo y Las Piedras juntos… Toda esa gente quedó desempleada”, señaló Pérez García.  

El Oriental recorrió el interior del antiguo “Port Control” y capturó desde cristales rotos, paredes con huecos, hasta muebles damnificados en la estructura de tres pisos.

El portavoz envió a mediados de octubre una carta a Fortaleza que expone la situación a la gobernadora Wanda Vázquez Garced y solicita una reunión para buscar alternativas al asunto. La misiva, endosada por 31 líderes comunitarios y comerciantes de la región este, aún no ha sido contestada. 

“No nos cerramos a que la gobernadora, como ha escuchado a la gente de Vieques y Culebra, y quiere solucionar este problema, también nos escuche. Podemos tal vez buscar cómo coexistir y solucionar el problema sin que se afecte el redesarrollo y la creación de empleos en Roosevelt Roads”, destacó. 

La titular de ATM, por su parte, indicó que la primera ejecutiva impartió instrucciones para que “se proceda a negociar entre las partes para llegar a un acuerdo beneficioso para todos, incluyendo los usuarios de transporte marítimo”. 

“Estamos convencidos de que ambas cosas no son incompatibles. Cualquier desarrollo que contemple el Plan Maestro puede coexistir con el terminal… La combinación de ambas cosas tiene un gran potencial de mejorar exponencialmente la experiencia del usuario al expandir la oferta de actividades en el área”, expresó la directora ejecutiva. 

Entretanto, Pérez García igualmente envió a finales del pasado mes una comunicación al gobierno federal, también endosada por más de 30 líderes comunitarios de la zona, para exigir que no permita la acción propuesta de la ATM. Ese documento fue redactado con la ayuda del licenciado Ramón Figueroa Santiago, representante legal del grupo comunitario que busca impedir la mudanza de ATM.

“Desde el punto de vista de la planificación y creación de empleos, olvídate de la operación de ATM. Eso es un problema de ellos. Pero de la planificación estratégica de la Junta, eso (traslado de ATM) va a desencadenar una serie de acciones que le van a costar millones”, determinó el abogado.

Señalan que ATM tampoco podrá pagar nueva ubicación

El letrado, también copresidente del Comité de Restauración Ambiental del Navy en Roosevelt Roads, aseguró que actualmente la ATM debe al LRA cerca de $200 mil. De igual forma, adeuda $170 mil por el reparo de un pozo que perforó cuando construían el terminal en la base.

Tanto el Navy, como la Agencia de Protección Ambiental (EPA), han establecidos multas a la dependencia por ese daño. 

“Todavía eso no se ha mitigado. Esa es la verdad”, señaló Figueroa Santiago, al tiempo que explicó que el pozo será arreglado por el Navy y costeado por el LRA. Sin embargo, la ATM deberá reembolsar el dinero. 

Según dispone el contrato con el LRA, constatado por este medio, los $200 mil aproximados que adeuda la ATM se dividen en $144,900 en renta del terminal; $25,000 por estacionamiento y $21,000 por “tarifas de impacto”.  

Pérez, aunque confirmó que la ATM debe dinero para mantener sus operaciones en la base, solo mencionó que “la Autoridad tiene una deuda con Roosevelt Roads de aproximadamente $200,000”. La titular adjudicó el impago a un recorte de $19 millones que ejecutó la Junta de Control Fiscal al presupuesto operacional de la agencia.

“Al día de hoy, desde que la ATM está allí (en Ceiba), no ha pagado un solo centavo. Para nada. Ni para estar allí… Están de gratis”, manifestó, por otro lado, Pérez García, quien recalcó que si la ATM adeuda en su actual ubicación, también deberán dinero al LRA en caso de ocurrir el traslado.  

“La ATM no tiene una serie de permisos para operar allí. Y si no tienes los permisos para operar allí, cómo tú me estás pidiendo que te dé otro espacio”, sostuvo el líder comunitario.

En cuanto al reclamo de la ciudadanía sobre el problema operacional de las lanchas, que continuamente enfrentan averías y ocasionan atrasos en los horarios, la funcionaria atribuyó la situación a falta de mantenimiento de las embarcaciones en los pasados años.

“Estas decisiones del pasado son las que actualmente afectan nuestras operaciones”, dijo Pérez. 

A pesar de que reconoció un problema operacional, persistió en su postura de efectuar el traslado para realizar mejoras físicas al terminal de lanchas. El traslado sería necesario, puntualizó la titular, por una orden administrativa de la EPA que pesa sobre el terreno desde diciembre de 2018 que “no permite realizar las mejoras básicas necesarias, como un terminal con aire acondicionado, baños, área de estacionamiento pavimentado, entre otras”. 

Este medio supo que Pérez entregó hace poco más de tres semanas una propuesta del traslado de ATM a la Junta de Directores del LRA. Ese cuerpo le devolvió el documento luego de considerar que estaba incompleto, por lo que debería regresarlo revisado en 10 días.

Al preguntarle cuándo rendiría la propuesta nuevamente, no pudo precisar una fecha.

“La Autoridad se encuentra trabajando con dicha propuesta y estamos preparando un conceptual/diseño de las áreas”, informó.