Adiós a un ser desprendido

0
360

Don Luis López ejemplificó la bondad en su máxima expresión.    De seguro, son cientos los testimonios sobre el servicio y la ayuda que el comerciante humacaeño y padre de la actriz Adamari López, concedió desinteresadamente.
Como muestra de lo agradecido que está su pueblo, familiares y amigos abarrotaron la funeraria de su propiedad, Carrasco López, en Humacao para despedir al patriarca de la familia López Torres. Sus hijos Adalberto, Adamari, Adaline y Adalisa agradecieron las muestras de cariño y mensajes de apoyo y fortaleza. Aunque dolidos por la partida terrenal de su padre, tanto Adamari como sus hermanos se mostraron tranquilos y satisfechos con la vida de familia que lograron mantener siempre junto a su padre.
Don Luis falleció el lunes pasado en el Hospital de Veteranos tras sufrir un infarto masivo. El Oriental supo la noticia en exclusiva cerca de las 10:25 de la noche, aunque su hijo informó que ocurrió a las 6:15 de la tarde.
“Gracias a todo el pueblo de Humacao que nos han llamado, enviado mensajes de texto y en las redes sociales. Papi fue un filántropo, un ser humano desprendido, extraordinario y nunca tuvo nada de él”, expresó Adalberto López para Walo Radio.
Asimismo explicó que permanecía recluido desde el pasado viernes en el hospital por complicaciones al respirar. Síntomas que luego fueron diagnosticados como neumonía, lo que complicó su estado de salud provocando el infarto.
La muerte lo sorprendió a sus 85 años, pero Don Luis trabajó incansablemente hasta tres meses antes de su deceso, tiempo que llevaba residiendo en casa de su hijo. Para los humacaeños no era extraño verlo al frente de las comitivas fúnebres que salían de su funeraria. Caminaba a pié, trajeado y con pito en mano dirigiendo el tránsito y abriéndole paso al coche que cargaba el féretro hasta el cementerio.
“Su trabajo era ayudar a la gente. Los enterraba con o sin dinero. Nunca le cogió una firma de garantía a nadie, él lo que quería era darle el servicio. Enterraba a los bebés gratis, aportaba mucho a las iglesias y a las organizaciones sin fines de lucro”, destacó Adalberto.
Por su parte, Adamari, quien llegó de madrugada el martes a la Isla para asistir al velatorio, dijo a los medios que la última vez que habló con su padre fue el viernes en la mañana como acostumbraba a hacer todos los días a la misma hora. Aunque él le comunicó que visitaría el hospital, la actriz nunca pensó que se fuera a complicar su salud hasta la muerte. Adamari viajó desde Miami donde reside junto a su esposo Tony Costa, bajo el monitoreo constante de sus médicos debido a su octavo mes de gestación.
Mientras el alcalde de Humacao, Marcelo Trujillo Panisse reconoció la contribución de Don Luis al pueblo. “Don Luis siempre dio muestras de su gran sensibilidad y comprensión de la realidad y la naturaleza humana. Llevó siempre su labor humanitaria más allá de lo que se espera de un agente de pompas fúnebres. Cuando el dolor de los familiares cortaron a éstos el aliento y faltaron las palabras para la despedida final, allí estaba el verbo sereno y consolador de Don Luis para despedir dignamente al viajero hacia la eternidad y consolar a los dolidos familiares”, dijo en declaraciones escritas.
Al velatorio, que fue abierto al público, también asistieron sus hermanos Freddy, Johnny y Esther, entre otros de los 14 en total. Don Luis despidió a su amada esposa Vidalina Torres en el 2012 y aunque no logró ver a la niña que dará a luz Adamari, la sintió en su vientre.
De esta manera se cumple el ciclo natural de la vida; unos nacen y otros mueren.