Sólido rechazo a producir energía con gas en Yabucoa

Entre los deponentes, el alcalde Rafael “Rafy” Surillo auscultó la posibilidad de instalar sistemas de energía renovable en viviendas

0
757
Foto por Javier F. Rodríguez Ramos / El puerto de Yabucoa posee un atracadero para tanqueros de hondo calado.

Con argumentos sobre el aumento en diagnósticos de cáncer entre residentes de Yabucoa y ante la preocupación sobre el impacto ambiental, el alcalde de ese pueblo, Rafael “Rafy” Surillo y otros deponentes rechazaron la intención contenida dentro del Plan Integrado de Recursos (PIR) de producir energía mediante la utilización de combustibles fósiles en ese municipio.

Portavoces del bienestar del medioambiente, instituciones sin fines de lucro, el Municipio y otros ciudadanos esbozaron su sentir con relación al PIR, en una vista pública citada por el Negociado de Energía de Puerto Rico (NEPR) el miércoles de la pasada semana.

La negativa, manifestada por la mayoría de los participantes, corresponde específicamente a que ese ente propone la construcción de un puerto para recibir gas natural licuado y un ciclo combinado a base de gas natural  que tendría 302 megavatios de capacidad. Ambas, son las alternativas presentadas entre las propuestas para descentralizar la producción de energía que surge desde las estaciones de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE).

No obstante, ante una mayoría casi absoluta, el presidente del Negociado, Edison Avilés Deliz y la alta oficialidad de esa entidad, salieron desde los predios de la Casa Capitular de Humacao del Colegio de Ingenieros y Agrimensores de Puerto Rico (CIAPR), con anotaciones y reclamos de ausencia de información y falta de consideración ante la presencia de otras fuentes de contaminación.

El primero en refutar la intención fue el alcalde Surillo Ruiz,quien interrogó, entre otros asuntos, la seguridad de recibir gas natural en el puerto de ese municipio, principalmente tras el serio impacto que provocó el huracán María en el 2017.

Asimismo, Surillo Ruiz requirió una comparación entre el costo agregado de
esas instalaciones en contraste con la ubicación de pequeños sistemas de energía renovable en las residencias de los ciudadanos.

“No podría de ninguna manera apoyar un proceso carente de información sobre unas instalaciones como esas sin que las interrogantes que tenemos sean contestadas. No podemos apoyar ningún proyecto que ponga en peligro la salud y que no provea o garantice seguridad energética a los ciudadanos”, expresó Surillo Ruiz en su ponencia.

Igualmente, el ejecutivo municipal cuestionó el que haya surgido un proceso de permisología sin una consulta previa con el gobierno municipal y la comunidad.
Entretanto, el presidente de la organización Amigos Yabucoeños Unidos Contra el Cáncer, Rafael Malavé Rodríguez, explicó que esa entidad ha documentado un aumento significativo en la participación de pacientes de cáncer.

Traducido en aportaciones económicas, en los últimos cinco años la asignación en fondos para colaborar con los tratamientos de personas afectadas ascendió a los $82,607, cuando en sus primeros cinco años la aportación alcanzó los $45,000. La organización fue constituida en el 2009.

“Nosotros hemos hecho un análisis que de cada cinco residentes, dos en cada familia han padecido de cáncer en Yabucoa… Nosotros venimos arrastrando varios fotos de contaminación. Teníamos la Central Roig, donde se tiraba herbicida en avión, quemaban la caña, el grafito de la Union Carbide Grafito Inc., tuvimos el tabaco de RJ Reynolds. Tuvimos el petróleo de la Sonoil durante 30 años y 10 años de la Shell”, abundó el portavoz.

En un aparte con El Oriental, la presidenta del Comité Yabucoeño Pro Calidad de Vida, Lydia Díaz Rodríguez, expresó su deseo de que los planteamientos presentados en la sesión sean considerados por el Negociado.

“Fue una vista que apela al sentimiento de un pueblo que ha sufrido tanta contaminación que ya no aguanta más, no aguanta otra planta contaminante, no aguanta otro peligro. Son dos proyectos sumamente peligrosos”, comentó en relación a la posible construcción de la planta y la llegada de la barcaza.  

“Entiendo que el Negociado se tiene que haber llevado esas palabras, del alma del pueblo de Yabucoa”, añadió.

De movimientos políticos, se unió al reclamo la aspirante al senado por el distrito de Humacao que comprende hasta el pueblo de Caguas, Mayra Vicil Bernier.  

“En lugar de facilitar la transformación energética a fuentes renovables y limpias, el PIR nos encamina a una nueva forma de producción energética basada en combustibles fósiles… Movimiento Victoria Ciudadana, junto a los demás exponentes, asociaciones y expertos ambientales aquí presentes, se opone tenazmente a ese plan”, afirmó la candidata.

El Negociado de Energía de la Junta Reglamentadora de Servicio Público comenzó el 11 de febrero las vistas públicas sobre el PIR. El Plan propone desarrollar la red eléctrica del país por los próximos 20 años