“Inusual” entierro en Las Piedras no tiene que ver con la emergencia por el COVID-19

Se trata de una práctica que han realizado por años ante problemas de accesibilidad a algunos panteones en el Cementerio Histórico Municipal

0
679
Foto Facebook / Las fotos que capturaron el momento en que introducían el féretro, fueron publicadas en una cuenta de Facebook de una ciudadana de Caguas.

Luego que ayer se diseminara una publicación en las redes sociales en la que se observaba un sepelio inusual en Las Piedras, ese Municipio reaccionó y aclaró que se trata de una práctica que han realizado durante años cuando la sepultura es en un área de panteones que son de difícil acceso en el Cementerio Histórico Municipal.

Los comentarios en las redes sociales señalaban el proceso, pues los empleados funerarios tuvieron que introducir el ataúd por encima de una de las verjas de cemento del camposanto.

Las alegaciones también apuntaban a que el proceso surgió de esa forma por la emergencia asociada al COVID-19 y las instruccione emitidas por el gobierno central sobre la industria funeraria y los cementerios. Adicional, algunos argumentos planteaban que el cementerio estaba cerrado.

“El Municipio estuvo presente, si ven la foto, claramente se ve (en el interior) la guagua de don Miguel (Miguel González Delgado, encargado). El que realmente es pedreño sabe que por años los entierros a personas en lugares de difícil acceso, siempre se ha utilizado ese método”, explicó el director de la Oficina de Prensa del Municipio, Carlos “Carlitos” Santiago en declaraciones escritas.

Ante la peligrosidad del proceso, especialmente porque se trata de un columna de varios pies de altura y los ataúdes son pesados, El Oriental consultó la posibilidad de otra alternativa.

De acuerdo con el portavoz, ese proceso es la única forma viable para los entierros en algunos de los panteones, pues ese cementerio se sobrepobló al punto que en algunos casos es imposible caminar a través de los pasillos. En ocasiones, ha sido necesario utilizar equipo y personal de la Oficina de Obras Públicas Municipal para poder cargar los féretros.

En el caso de la persona que enterraron ayer, el proceso se realizó en coordinación con el cementerio y la funeriaria. Según Santiago, la familia de la persona fallecida “estuvo de acuerdo” con el proceso.

“Don Miguel estuvo presente, preparó el panteón y luego lo selló. El Municipio y la funeraria (Las Piedras Memorial) y la familia estuvieron en el lugar y brindaron sus respetos a los restos del difunto como siempre se ha hecho”, abundó.

Ese cementerio no está disponible para la construcción de nuevas tumbas o nichos, por lo que desde finales de la década de los 90, las sepulturas se realizan en el Cementerio Valle de Paz en ese mismo pueblo.

De acuerdo a una carta emitida el 16 de marzo por el Departamento de Salud (DS), ante la pandemia de coronavirus, no se podrá realizar ningún tipo de velatorio. Los directores funerarios deberán coordinar con los cementerios públicos o privados para llevar a cabo los enterramientos. Solamente podrán estar presentes durante la sepultura familiares como padres, hermanos, cónyuge e hijos de la persona fallecida.

Pese a las dificultades, el Municipio y el cementerio reciben los restos de personas que previamente habían adquirido espacios en el lugar.