La violencia de género y su transformación con el paso de los años

La directora ejecutiva de Casa de la Bondad en Humacao reflexiona sobre los factores a los que se atribuye el aumento en casos y recomendaciones para atajar esta violencia, en la Semana de la Mujer.

0
123

   “Todos los días en Casa de la Bondad recibimos llamadas de mujeres que se sienten amenazadas por sus parejas o exparejas, con un aumento en casos cada año, desde el paso del Huracán María. Y es que los niveles de tolerancia en las personas en general están muy bajos y la situación se agrava con muchos hombres haciendo uso de sustancias controladas”, expresó Gloria Milagros Vázquez Meléndez, directora ejecutiva de la entidad que ayuda a víctimas de violencia de género desde hace 30 años en la zona de Humacao, principalmente.

         En el marco de la Semana de la Mujer entrevistamos Vázquez Meléndez sobre la transformación de la violencia observada desde la organización en sus tres décadas de existencia, el perfil de las víctimas y los victimarios y las razones por los que a su entender la Declaración de Emergencia por Violencia de Género no ha logrado frenar los casos de agresiones y asesinatos de mujeres, en sus dos años de existencia, teniéndose que extender a tres.

           Comparando los casos de los inicios de la Casa de la Bondad con los de tiempos recientes, hizo un contraste señalando que antes las mujeres llegaban a ellos cuando eran golpeadas por sus parejas, bajo denuncias de agresión física. Hoy día reciben muchas más con denuncias de violencia emocional. Mujeres que demuestran vivir en un estado de constante temor por sus vidas, la de sus hijos e incluso otros familiares queridos, bajo amenazas constantes de hombres que son más manipuladores y agresivos-impulsivos que antes.

              “También hemos identificado que el perfil de las víctimas de violencia doméstica ha cambiado. Antes podíamos ver mujeres con una composición familiar de 3 o 4 hijos. Ahora vemos que nos llegan más mujeres solas o con uno o dos hijos. También podemos ver que en estas mujeres la situación mental es una moderada o crónica. O sea, que necesitan una atención especial a nivel psicológico. Antes no. Antes el tipo de maltrato que recibían era mayormente físico. Había muchas mujeres que llegaban golpeadas, muchas veces de un hospital. En estos tiempos lo que más vemos es que hay un maltrato emocional, donde hay chantaje, amenazas en quitarles a los hijos, de matarlas a ellas y a familiares. Ahora nos llegan con más temor, con situaciones mentales y emocionales más frágiles¨, apuntó Vázquez Meléndez, quien lleva una larga trayectoria con Casa de la Bondad y ha sido su directora en los últimos 10 años.

         Interesantemente señaló que la cobertura mediática de los casos de asesinatos de mujeres por sus parejas o exparejas con tantos detalles está haciendo mucho daño. “Una de las cosas que nuestras participantes nos verbalizan es que ellos las amenazan con comentarios como, viste las noticias, viste que mataron a esa mujer, sabes que, a ti te va a pasar lo mismo¨, expresó, señalando que la salud mental en nuestro país está grave y debe tratarse con prioridad.

           Como otros factores que están incidiendo en la escalada en agresiones contra las mujeres en el país, mencionó el aumento en el costo de vida y las presiones que esto produce en muchas familias que están viviendo al límite de sus posibilidades con muchas dificultades económicas.  El uso de sustancias controladas y alcohol por los hombres ahora es mayor que antes y “los niveles de tolerancia dentro de las relaciones de pareja que son muy bajos”. Todavía, aseguró, muchas mujeres se mantienen en relaciones tóxicas y peligrosas por presiones de índole religiosas inculcadas por sus familiares y líderes religiosos. Por último, mencionó el constructo social en el que predomina el machismo, en el que los muchos hombres no han evolucionado al mismo paso que las mujeres y se perpetúa el que piensen que la mujer es un objeto que les pertenece.

           Para combatir estos factores y frenar la ola de violencia machista abogó por una mejor educación, favoreciendo la enseñanza de perspectiva de género, la unión de voluntades y “el compromiso de todas las partes, para trabajar todos en una misma dirección y tener presente que sobre nuestros hombros descansan vidas. Se pueden desarrollar un sin número de planes, pero sino está el compromiso y la buena voluntad tanto de la comunidad, del gobierno, de las agencias públicas y privadas, organizaciones como la nuestra podemos seguir trabajando, ayudando con los casos que nos llegan, pero esto no se va a detener y todo será letra muerta¨, enfatizó, abarcando con su opinión al nuevo Plan de Reconstrucción Social y Prevención de la Violencia anunciado por el gobernador la semana pasada.

       Como directora de Casa de la Bondad, quiso concluir haciendo una exhortación a las mujeres a que busquen ayuda si se encuentran en una situación de violencia intrafamiliar y que no tengan miedo, pues hay muchas ayudas -sicológicas, económicas, de vivienda, legales y de apoyo- para sacarlas adelante.