El reto de ser madre soltera

0
264

Por:  Dra. Rosa Enid García Berríos          

Psicóloga / Colaboración para El Oriental

            Una de las responsabilidades más grandes que tiene el ser humano es el desarrollo y la crianza de hijos e hijas.  Requiere de amor, paciencia, dedicación, sacrificio y sabiduría.   La tarea de criar niños de por sí es ardua y se convierte en gigantesca cuando la madre es soltera.  Cada día son más las mujeres que tienen a su cargo la crianza de sus hijos.  Algunas son madres solteras por elección, mientras que otras enviudaron, se separaron o se divorciaron.  El ajuste que requiere la crianza de uno o varios niños exige que la madre se organice y planifique cuidadosamente cada día.

            Si eres una madre soltera estás en riesgo de sobrecargarte.  Es posible que trabajes fuera para generar el ingreso económico, realices todas las tareas domésticas, buscas a los niños a la escuela, estudias con ellos, los llevas a las actividades extracurriculares y poco a poco te has olvidado de ti.  Es común que la mujer se descuide en beneficio de sus hijos y preste poca o ninguna atención a su salud.  Sin embargo, tienes que recordar que para poder dar tienes que aprender a cuidarte porque de lo contrario provocarás en tu cuerpo desgaste físico y emocional.  He aquí algunas sugerencias para organizarte y tener mejor calidad de vida: 

  • Asegúrate de tener la ropa de la escuela limpia y lista para una semana, de manera que no tengas que lavar a mitad de semana.
  • Deja preparados en la noche los bultos y materiales de la escuela, las meriendas y la ropa que usarán al levantarse.
  • Asígnale tareas a cada uno de los niños, dependiendo de la edad.  Por ejemplo: el mayor puede asegurarse de que el menor se lave los dientes, se bañe y se vista.
  • Prepara un solo desayuno y que cada cual lave el plato y el vaso antes de salir.
  • Permíteles que sean autosuficientes, déjales vestirse, ponerse los zapatos y hacer tareas adecuadas para su edad.  Por ejemplo: recoger los juguetes en una caja, poner la ropa en el canasto de ropa sucia, los zapatos en la zapatera.  Hacer las cosas por ellos por avanzar no les ayuda a crear independencia. 
  • Busca o desarrolla redes de apoyo con familiares, amistades o vecinos con los cuales pueda compartir algunas de las tareas y responsabilidades. Por ejemplo:  altérnate con tu vecina para llevar los niños a la escuela y de igual manera para recogerlos.  Conoce algunas de las madres de los compañeros de tus hijos y apóyense para buscar los materiales de las asignaciones, así como hacer grupos de estudio.
  • Si tu niño o niña es muy pequeño es posible que la ayuda que necesites es encontrar una persona responsable que te lo cuide para que saques un tiempo para ti de manera que puedas recargar las baterías.  Al menos cada dos semanas déjale el niño a tu hermana, madre o amiga y sal a dar una vuelta, lee un libro, date un baño de espumas, escucha música que te relaje.
  • Evita tornarte perfeccionista y autosuficiente para demostrarle al mundo que eres una supermujer porque te pondrás mucha presión.
  • Evita la soledad y comparte tus situaciones y problemas con otros.
  • Evita ser sobreprotectora con tus hijos para que puedas desarrollar un apego saludable. 
  • Evita fundirte emocionalmente con tu hijo para que en el futuro pueda ser una persona segura y autosuficiente.  Que duerma en su dormitorio, evita llevártelo a dormir a tu cama.
  • Sobre todo, fomenta en tus hijos la autodisciplina, la responsabilidad y la salud emocional, tratándolos como quisieras que los traten los demás y desarrollarás niños seguros y con alta estima.