“Estamos llamados a obedecer”

El nuevo obispo de la Dióscesis Fajardo-Humacao hace llamado al optimismo y a la misericordia

0
120
Foto por Stephen Álvarez / El líder religioso, confesó que le tomó por sorpresa el anuncio de su designación por parte del Papa Francisco.

El monseñor Luis Francisco Miranda Rivera, tiene 67 años y es natural de Santurce. Se crió en la calle Loíza, a pasos de la parroquia Santa Teresita del Niño Jesús, de Padres Carmelitas. En esa iglesia hizo toda su vida. Ahí sus padres se casaron y lo bautizaron e hizo todos sus sacramentos. Ahí se ordenó como sacerdote y luego fue párroco.

Al terminar la escuela superior, obtuvo un bachillerato en Filosofía de la Universidad Central de Bayamón. Luego de realizar más estudios en Teología, tanto en República Dominicana como en España, regresó a Puerto Rico en el 1987 y estuvo dos años en la parroquia Nuestra de Señora del Carmen de Morovis, luego pasó a la parroquia La Resurrección en Mayagüez, donde permaneció durante dos años. En la parroquia La Virgen del Rosario de Ciales, estuvo durante 16 años y luego regresó a su iglesia de infancia, Santa Teresita en Santurce, donde pastoreó por espacio de 15 años. A la misma vez, era el sacerdote de la capilla de la Sagrada Familia del residencial Luis Llorens Torres.

Cónsono con sus funciones de párroco, Miranda Rivera fue director espiritual de la tercera Orden del Carmen, que son los laicos carmelitas, también fue confesor de las Siervas de María en el viejo San Juan, capellán en el colegio Mater Salvatoris de Río Piedras y vicario episcopal de la Arquidiócesis de San Juan.

NOMBRAMIENTO DE OBISPO

El 16 de mayo del 2020, recibió la noticia de su nombramiento como nuevo obispo de la Dióscesis Fajardo-Humacao, pero comenzó sus funciones el 15 de agosto, luego de celebrarse la consagración episcopal en Humacao. El líder religioso, confesó que le tomó por sorpresa el anuncio de su designación por parte del Papa Francisco. “Como sacerdote religioso, nunca pensamos en posiciones, lo que pensamos es en obedecer”, declaró. Añadió que ya daba por hecho que finalizaría sus servicios en el sacerdocio como párroco de Santa Teresita.

“Fue un cambio radical en mi persona porque todo es distinto. Estaba acostumbrado a estar en mis parroquias trabajando con la gente, con los laicos y entonces, al venir acá, he tenido que comenzar de cero”, expresó. “En la Diócesis es más amplio y como obispo tengo más funciones administrativas”, añadió.

La Dióscesis Fajardo-Humacao, que lleva 13 años de fundada, se compone de 22 parroquias en 10 pueblos, incluyendo Vieques y Culebra. Hay cerca de 27 sacerdotes y 32 diáconos permanentes.

“Primero soy pastor de una parcela de la iglesia que se llama Fajardo-Humacao. Tengo que estar dando seguimiento para que todo fluya bien. La pastoral, la catequesis y que el clero esté contento y formar con todos una familia”, explicó cuando El Oriental le preguntó cuáles eran sus funciones como obispo.

El monseñor señaló que, como prioridad, tiene interés de proyectar más seminarios y fortalecer la Vicaría Judicial.

Al igual que el Papa Francisco, el nuevo obispo de la Dióscesis Fajardo-Humacao entiende que su trabajo es directamente con la gente. “El pueblo necesita ver a sus pastores y hablar con ellos. Aquí yo recibo a la gente, hablo con ellos y trato de ayudarles. Participo de los retiros y me pongo a confesar con los demás sacerdotes”.

CELEBRARÁN SEMANA SANTA

Para la celebración de la Semana Santa, Miranda Rivera explicó que las actividades en las parroquias serán presenciales, a diferencia del año pasado, que debido a la pandemia del Covid-19 no se pudieron realizar. No obstante, aclaró que se observarán los protocolos establecidos por el gobierno, así como los requeridos por la propia iglesia católica. En ese sentido, señaló que las capacidades de las iglesias serán de un 50 por ciento, aunque mencionó que en algunos templos se instalarán carpas y elementos adicionales para aumentar la capacidad de asistencia de los feligreses.

“Lo que no habrá será las procesiones. Ni la de Domingo de Ramos, ni la de Viernes Santo, sólo celebraremos los actos en las parroquias y capillas”, afirmó. “También haremos algunas actividades virtuales”, añadió.

En términos del mensaje de la iglesia católica durante las celebraciones de Semana Santa, el obispo expresó que será uno de optimismo y de misericordia. “Será un mensaje de que ya vemos la luz al fondo del túnel. Esta Semana Santa se celebra dentro del año de San José, quien fue un ser obediente, silencioso, sin protagonismo, pero lo importante es que estamos aquí, que el Señor ha resucitado y que nunca nos ha dejado solos”, concluyó el sacerdote que celebrará su primera Semana Santa como obispo.