En el limbo y sin recursos Escuela Libre de Música de Humacao

Todavía existen dudas en la comunidad escolar sobre el futuro del plantel

0
213
Fotos por Stephen Álvarez / En los salones se puede observar sillas y escritorios viejos en mal estado e instrumentos musicales viejos y con hongos.

A mediados del mes de enero pasado salió a relucir, mediante un reportaje del Centro de Periodismo Investigativo, que el Departamento de Educación de Puerto Rico (DE) propone el cierre de otras 83 escuelas públicas de cara al 2026. Entre esas 83 escuelas figura en la lista la Escuela Especializada Libre de Música Juan Peña Reyes, de Humacao.

Aunque el secretario de educación, Eliezer Ramos Parés, aseguró que la agencia no cerrará más planteles y explicó que solo se trata de un proceso de consultas para crear lo que denominó un Plan de Reconstrucción del Sistema Educativo, todavía existen ciertas dudas sobre el futuro de la Escuela Libre de Música de Humacao.

El Oriental visitó el plantel escolar y no solo pudo constatar la preocupación de parte de la comunidad escolar con relación al futuro de la escuela, sino que pudo evidenciar las pésimas condiciones en la que se encuentran las facilidades que a simple vista representan un problema de seguridad para estudiantes y maestros que la frecuentan día a día.

¿CÓMO SE CREARON LAS ESCUELAS LIBRES DE MÚSICA?

En Puerto Rico existen seis Escuelas Libres de Música y éstas fueron creadas con el objetivo de ofrecer la oportunidad de que los niños pobres pudieran obtener gratuitamente una enseñanza musical de calidad. Fueron creadas por Ernesto Ramos Antonini, quien creía en los beneficios de la enseñanza musical para ayudar a los niños y jóvenes de escasos recursos a escapar del círculo de la pobreza y la criminalidad.

Fueron creadas por legislación mediante la Ley Núm. 365 del 20 de abril de 1946, conocida como Ley de Las Escuelas Libres de Música en Puerto Rico. Las escuelas de San Juan, Ponce y Mayagüez fueron las primeras. Las de Humacao, Caguas y Arecibo fueron creadas mediante la Ley Núm. 133 del 25 de junio de 1968.

Fueron nombradas “Libres” porque son libres de costo, poseen libertad de cátedra y porque en un principio fueron creadas para ser autónomas y dirigidas por una Junta de Directores. Desde un principio la Ley disponía que recibirían asignaciones de fondos legislativos o estatales. De igual forma que se le construirían edificios apropiados y que sus maestros fueran especialistas en sus instrumentos. También disponía que se le asignarían fondos recurrentes para su apropiado funcionamiento, así como para la compra y mantenimiento de los instrumentos.

Cuando estas escuelas fueron transferidas al entonces Departamento de Instrucción, hoy Departamento de Educación, con el tiempo dejaron de recibir los fondos recurrentes estatales y como no son escuelas académicas tampoco se benefician de los fondos federales.

Evidentemente esto ha provocado un deterioro de sus plantas físicas, falta de materiales e instrumentos y, a algunas, como la de Humacao, nunca se le construyó el edificio propuesto por la Ley original. 

SERVICIO A TODA LA REGIÓN EDUCATIVA

En la Escuela Libre de Música de Humacao estudian 579 estudiantes que provienen de todos los municipios que pertenecen a la Región Educativa de Humacao, lo que la convierte en una escuela regional, según informó Wilfredo Figueroa García, quien es el director por los pasados 7 años.

Figueroa García explicó que los estudiantes se reportan al plantel de 1:00 p.m. a 6:00 p.m., de lunes a viernes, para tomar cursos en los cuales se enseñan todos los instrumentos musicales. La escuela cuenta con una facultad de 30 profesores especialistas en cada uno de los instrumentos. “Como ésta es una escuela que no tiene matrícula cautiva (que no son exclusivos de la escuela) los estudiantes vienen dos o tres veces en semana en diferentes horarios”, aclaró. “También tenemos estudiantes de colegios privados”, añadió.

El director aseveró que se utiliza un método de aprendizaje en el cual los estudiantes comienzan a tocar sus instrumentos prácticamente desde el inicio. Con regularidad se realizan conciertos para que los padres puedan ir viendo el desarrollo y el avance de los estudiantes y de igual forma para que los estudiantes le pierdan el miedo al público.

“Tenemos tres bandas musicales, elemental, intermedia y superior. Tenemos orquesta sinfónica, orquesta de cámara, orquesta de mandolina, rondalla, grupo de bomba y hasta varios coros”.

En sus 53 años de servicio la Escuela Libre de Música de Humacao ha sido esencial en el desarrollo de múltiples músicos reconocidos.

DUDAS CON EL FUTURO DE LA ESCUELA

Ante la información de que la escuela sería cerrada como parte de un plan del Departamento de Educación y ante las declaraciones del secretario Eliezer Ramos Parés, de que no se cerrará el plantel, Figueroa García todavía siente dudas sobre el futuro de la escuela que dirige. Ante las interrogantes, el director acudió a la Legislatura Municipal de Humacao para que se haga una resolución solicitando al secretario de educación que haga su compromiso por escrito.

“El secretario vino a la escuela, pero lo que nos dijo fue de boca y ante eso buscamos una resolución conjunta de la Legislatura Municipal para que la Administración Municipal haga un emplazamiento al secretario para que establezca por escrito lo que se va a hacer con la escuela”, declaró.

PÉSIMAS CONDICIONES FÍSICAS Y SIN FONDOS

Debido a que la escuela no recibe fondos recurrentes del gobierno ni tampoco fondos federales, básicamente se sostiene con donativos que realizan algunas organizaciones y la realización de actividades para recaudar fondos. Esta situación ha provocado que con el pasar del tiempo tanto la estructura física como los instrumentos se vayan deteriorando a pasos agigantados.

El director indicó que la escuela estuvo cerrada por espacio de 7 meses durante la pandemia debido a que una subestación que suple la energía eléctrica sufrió una avería y la empresa que suple las piezas también estuvo cerrada por ese espacio de tiempo por causa de la pandemia del coronavirus. Esta situación ocasionó grandes daños a la infraestructura, equipos e instrumentos musicales.

Señaló que recibió una propuesta de fondos ESSER, que tienen como propósito el proveer asistencia financiera al DE para ser utilizados para sufragar gastos para la prevención, preparación y respuestas a los retos que enfrentaron los planteles escolares como consecuencia de la pandemia del coronavirus. No obstante, en un adiestramiento para peticionar los fondos le informaron que la propuesta no provee fondos para los instrumentos musicales y equipos, y que las otras mejoras (físicas) tienen que estar ligadas al aprovechamiento académico de los estudiantes.

“Esto me entristeció de sobremanera, pues nuestra escuela no es académica y lo más que necesitamos son instrumentos musicales y el arreglo de planta física. De igual manera, al explicarnos el exhaustivo proceso que hay que realizar, hace casi imposible que podamos realizarla a tiempo, pues estos fondos caducan en septiembre de este año y la misma requiere de una gran experiencia en la solicitud de éstos. Hay alrededor de 4 billones de dólares que tienen que ser gastados antes de esa fecha o si no se pierden. Imagínese cómo me sentí en ese momento”, expresó visiblemente frustrado.

El Oriental acompañó al director durante un recorrido por los salones y áreas más afectadas del plantel y pudo evidenciar algunas situaciones que incluso pueden representar problemas de seguridad para los estudiantes y maestros. Techos a punto de colapsar, coladeras de agua, conexiones eléctricas expuestas, pasillos y salones utilizados como almacén por falta de espacio, sillas y escritorios viejos en mal estado e instrumentos musicales viejos y con hongos.

“Yo lo que deseo es que a la escuela se le corrijan todos los problemas que hay en este momento inmediato. Se nos dice que van a construir un nuevo edificio, pero ese plan es para el 2026 y es por fase y ahora mismo están en la fase de evaluación. Necesitamos que nos resuelvan ahora. También hacemos un llamado a todas las corporaciones y fábricas que hay en nuestra zona a que nos ayuden, y no es gratis, nosotros siempre ofrecemos algo a cambio de la ayuda”, concluyó.