Se unen para brindar ayuda a expolicías

Familia de Sangre Azul mantiene unidos a agentes retirados del área de Humacao

0
550
Foto por Stephen Álvarez / Los expolicías José A. Velázquez (izquierda) y Pablo De Jesús Ruiz (derecha), se mantienen en comunicación con otros policías retirados.

Con toda probabilidad, en Puerto Rico, existen decenas de policías retirados que actualmente padecen de condiciones serias de salud que los mantienen confinados a una cama, viven en condiciones económicas difíciles, o, peor aún, viven solos abandonados a su suerte.

Es por esa razón que, en el área policiaca de Humacao, surgió un grupo de agentes retirados que se han dado a la tarea de identificar a aquellos excompañeros que están en una situación difícil para brindarle la ayuda necesaria. Este grupo se llama Familia de Sangre Azul.

Según explicó a El Oriental el policía retirado José A. Velázquez, todo comenzó cuando se encontró con un excompañero y este le informó sobre el fallecimiento de otro exagente con quien había trabajado.

“Habían pasado cinco años de esa muerte y yo no lo sabía. Era un compañero muy querido aquí en el distrito de Humacao donde trabajamos juntos. Falleció y casi nadie de sus compañeros se enteró”, expresó Velázquez.

En ese momento Velázquez sintió la necesidad de organizar a algunos expolicías para mantener algún tipo de comunicación. “Me di cuenta de que había que hacer algo porque hay muchos compañeros que aún están vivos y entendí que era necesario conseguirlos para reunirnos”, agregó.

El exagente dijo que en unión a varios policías retirados comenzaron la gestión de identificar a sus excompañeros, buscar números telefónicos, localizarlos y de esa manera lograron organizar una primera actividad de encuentro. Esa actividad se llevó a cabo en el 2014 en el estacionamiento del Centro Vacacional de Punta Santiago. Y en la misma participaron cerca de 65 policías retirados y sus familiares.

“Fue bien impresionante. Compañeros que trabajaron juntos por mucho tiempo y llevaban años sin verse. Hubo muchos abrazos, lágrimas y anécdotas de nuestros años como agentes del orden público”, aseveró. La mayoría de los participantes de esta primera actividad fueron policías en el área policiaca de Humacao.

Velázquez dijo que ya se han realizado seis encuentros y que el último fue el 14 de diciembre del 2019, en el cual participó el exsuperintendente Desiderio Cartagena (QEPD). Desde entonces la actividad no se ha realizado debido a la pandemia del COVID-19.

APOYO A COMPAÑEROS NECESITADOS

Aunque la creación del grupo Familia de Sangre Azul surgió con el propósito de mantener comunicados y unidos a los policías retirados la organización también ha tenido que atender algunos casos de exagentes que están pasando por situaciones difíciles ya sea por condiciones económicas o por razones de salud.

“En este proceso nos llegan casos de compañeros que están encamados y en condiciones complicadas de salud. Nosotros nos comunicamos con los familiares y pedimos permiso para visitarlos. Si nos lo permiten llegamos hasta la residencia y nos ofrecemos para atender y ofrecer cualquier ayuda que necesiten”, detalló Velázquez.

El exoficial dijo que ya han visitado más de 10 excompañeros de los cuales algunos ya han fallecido. Argumentó que cuando se entera de alguna situación difícil de un excompañero lo comunica al grupo e inmediatamente comienza el proceso de coordinar la ayuda. Mencionó que en algunos casos el expolicía que visitan solo necesita un poco de compañía.

“Hemos acompañado a varios excompañeros en sus últimos días de vida y los familiares nos lo agradecen mucho”, expresó visiblemente emocionado.

En algunas de las visitas que han hecho los miembros de la Familia de Sangre Azul también han descubierto casos de compañeros que tienen difíciles situaciones económicas debido a que no han podido completar sus gestiones en la Administración del Sistema de Retiro.

Velázquez lamentó que el Negociado de la Policía de Puerto Rico no cuente con una oficina que le dé seguimiento y atienda las necesidades de los policías una vez se retiran de la fuerza. Comentó que ha solicitado una reunión con el comisionado Antonio López, para informarle sobre la organización y explorar la posibilidad de expandir a cada área policiaca.

Para comunicarse con la organización para registrarse como policía retirado o solicitar algún tipo de ayuda pueden llamar 787-207-8109