Crece un roble en Caguas en honor al beato Carlos Manuel

0
297
Suministrada / El roble está acompañado de una placa dedicada por la “Ciudad Criolla” en la plaza pública Santiago R. Palmer.

El legado humanista y religioso del beato Carlos Manuel Rodríguez Santiago ahora está representado a través de la naturaleza, luego que el pasado viernes líderes religiosos junto a la administración municipal de Caguas, sembraran en la plaza pública de ese pueblo un árbol para celebrar su natalicio.

“Como parte de la celebración del centenario del natalicio del beato Carlos Manuel Rodríguez Santiago sembramos un roble nativo. El roble tiene como parte de sus distintivos que florece en los meses de abril. Cuando sea un roble maduro esperaremos que florezca”, comentó el alcalde de ese pueblo, William Miranda Torres.

A su vez, el ejecutivo municipal destacó algunas de las cualidades del religioso, entre ellas, su personalidad, humanismo, religiosidad y sensibilidad y destacó que, “Charlie”, como muchos le conocían creía profundamente en la resurrección y por ello, reafirmaba la reconocida frase “vivimos para esa noche”.

Para Miranda Torres, la plantación del roble será una razón para “invitarnos a recordar, cuando el árbol florezca, esa época de Semana Santa y de Pascua”.
Junto al roble blanco fue colocada una conmemorativa acompañada de una frase que indica que “la sinceridad es el mejor abono en el terreno de la conciencia para que pueda germinar en ella la semilla de la verdad”.

Rodríguez Santiago nació en 1918 y falleció en el 1963 por complicaciones de salud relacionadas al padecimiento de cáncer. Fue beatificado el 29 de abril de 2001 y es el primer puertorriqueño en ser declarado con esa bienaventuranza por los milagros de sanación que se le atribuyen.

Foto por Yeidy Agneris Vega Alicea