La vida le da una nueva oportunidad

Luego de sufrir maltrato, vivir en la calle y ser usuaria de sustancias controladas mujer intenta retomar el control de su vida

0
1040
Fotos por Stephen Álvarez / Paula comenzó a trabajar como empleada de mantenimiento en el Municipio de Humacao asignada a la cancha Emilio E Huyke.

Paula Lebrón Sánchez tiene 46 años y es natural de Guayama. Hace 20 años conoció a un hombre de Humacao del cual se enamoró, quedó embarazada y se trasladó a esta ciudad a vivir una nueva vida. Lo que Paula no imaginó es que la vida que le tocaría vivir sería fuerte y dura.

En una entrevista exclusiva con El Oriental, la mujer contó que en Humacao nació su hija y aunque se separó del padre de la criatura decidió quedarse en la zona. Se enamoró nuevamente y comenzó a convivir con su nueva pareja, pero pronto comenzó a vivir un patrón de maltrato.

En medio de esa situación, en el 2017, el huracán María destruyó la residencia en dónde vivía. Paula y su pareja tuvieron que irse a vivir refugiados en el CDT de Humacao en donde estuvieron por un periodo de 6 meses. Regresaron a su casa, ubicada en el barrio Mabú, sector Los Morenos, luego de reconstruirla parcialmente.

“Yo viví en esa casa sin agua y sin luz por casi diez años y bajo el maltrato de mi pareja, su mamá y toda su familia. Yo aguanté hasta que pude. No tenía baño, tenía que botar el excremento de mi pareja y el mío para el monte y estaba viviendo mal y hasta me enfermé”, expresó la mujer que solo recibía ayuda del PAN como ingreso. “Tenía solamente cupones y no estaba viviendo bien con él”, añadió.

“Fui maltratada, pero seguía haciendo mis diligencias para conseguir una casa. Cuando vi que no podía más me fui a vivir al balcón de una casa abandonada en donde viví tres meses”, narró.

Paula reveló que toda esta situación la llevó a refugiarse en el uso de sustancias controladas. “De verdad que yo llevaba una vida bien dura en la calle con drogadicción de la cual no se me hacía fácil salir”, aceptó.

LLAMADA MILAGROSA
Paula contó que en medio de la difícil situación que estaba viviendo con su problema de adicción, maltrato de parte de su pareja y la falta de un hogar seguro, comenzó a buscar ayuda y encontró los servicios del Proyecto de Servicios Integrales a Deambulantes (SID), iniciativa del Departamento de Trabajo Social de la Universidad de Puerto Rico en Humacao (UPRH), y que es subvencionado por fondos “Emergency Shelter Grant”, a través del Municipio Autónomo de Humacao.

“Mientras vivía en el balcón de una casa recibí la llamada en la cual me ofrecían un trabajo y también me ofrecieron mi casa por sección 8”. Paula comenzó a trabajar como empleada de mantenimiento en el Municipio de Humacao asignada a la cancha Emilio E Huyke.

La mujer admitió que cuando comenzó a trabajar todavía hacía uso de sustancias controladas, no obstante, la preocupación de perder su trabajo y el sentimiento depresivo que la invadía frecuentemente la llevó a tomar una decisión importante.

“Yo venía al trabajo y estaba bien, pero a veces me sentía desorientada y un señor que se llama Wilbert de ayuda a la juventud me dijo que conocía a alguien que me podía ayudar. Llamamos a la persona y me internaron en el Hospital Panamericano donde estuve 8 días en tratamiento de desintoxicación y salí, y aquí estoy completamente limpia, ya no uso ninguna sustancia”.

Paula trata de no recordar su pasado difícil, pero cuando lo hace sus lágrimas brotan de sus ojos reflejo de su sufrimiento. “Es el recuerdo más malo que tengo de toda mi vida. Mis experiencias de atrás que no quiero que vuelvan. Quiero ser una mujer productiva y poder ayudar a personas que están pasando por lo que yo pasé. Darle la mano y ayudarlos a levantarse como me levanté yo”, aseveró visiblemente emocionada.

Aunque expresa que todos los días agradece esta nueva oportunidad de vida que se le ha presentado, Paula no vaciló mencionar al trabajador social que la llevó de la mano en todo este proceso.

“Yo quiero agradecerle mucho a mi social, que es como mi padre”, declaró refiriéndose al pasado coordinador del Proyecto SID, Héctor Santiago. “Me duele mucho que se haya ido del Proyecto SID, pero sé que siempre estará pendiente a nosotros. También quiero agradecerles a mis compañeros de trabajo aquí en el municipio por darme esta oportunidad porque esto me ha hecho una mujer de bien y de capacidad para seguir adelante y poder ayudar a otras personas que también que lo necesitan”, comunicó.

Paula aseguró que lleva siete meses fuera de la adicción y señaló sentirse muy bien con sus compañeros de trabajo a quienes agradeció por cuidarla y mantenerse ofreciéndole buenos consejos. “Esto era lo que yo necesitaba, un grupo como este”, exclamó entre lágrimas.

Cuando El Oriental le preguntó sobre sus deseos para el futuro Paula no titubeo en señalar que le gustaría seguir trabajando en el municipio con sus compañeros y anticipó que se mantendrá fuera de la drogadicción.

MUY AGRADECIDA
“Me siento bien, gracias a Dios. Cuando llego a mi casa le doy gracias a Dios por mi casa y le doy gracias a Dios por todo lo que tengo”, afirmó.

En la celebración de la Semana de Acción de Gracias Paula envía un mensaje.

“Yo le quiero agradecer primeramente a Dios por todas las cosas que ha hecho en mi vida que, aunque no soy merecedora de Él, a Él le ha placido que yo esté aquí en pie. También le agradezco por la oportunidad que me ha dado de tener mi cuerpo limpio y de que pueda tener mi casa y mi trabajo. Mi mensaje de Acción de Gracias a todos es que estemos en paz y unión, y que demos gracias a Dios por lo bueno y también por lo malo. Porque por lo bueno aprendemos y por lo malo también”, concluyó.