DRNA busca crear protocolo para lidiar con el sargazo

0
226

DRNA busca crear protocolo para lidiar con el sargazo

Por Vilmar Trinta Negrón
[email protected]
Don Ramón Flores ha tenido que ajustar su olfato al fuerte hedor que permea en su casa las 24 horas los siete días a la semana. Desde hace algunos meses, se levanta, se acuesta, come, recibe visitas y realiza los quehaceres con el aire impregnado de algo que no puede compararse con el pescado, mariscos ni el salitre. Se trata de una gran concentración de sargazo acumulada en la costa de Punta Santiago en Humacao.
“Nunca en mi vida, había visto una cosa como esta. Es insoportable, la peste que eso provoca. Hay moscas y uno no puede estar en la casa. Alguien tiene que hacer algo”, comentó el hombre que ha sido playero toda su vida y cuya residencia está a la orilla del mar.
La desesperación de Flores es tal que acudió a este medio buscando alternativas para eliminar el organismo y llamar la atención de las autoridades pertinentes.
Podrían ser toneladas de algas acumuladas que, en algunas áreas ocupan una distancia de, aproximadamente, 20 pies desde la orilla hacia adentro de la playa. Incluso dentro del mar, las islas flotantes parecen manchas gigantes y en la arena forman montañas que se confunden con piedras.
“Este tipo de sargazo proviene del oeste de África por Sierra Leona y cruza por el Océano Atlántico. Luego, las algas suben por Brasil hasta llegar al Mar Caribe”, explicó la secretaria del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales, Carmen Guerrero.
Según la funcionaria esto es algo novedoso en la Isla, aunque en el 2011 y el aَ ño pasado llegó
este tipo de alga a las costas puertorriqueñas. “Este año han ocurrido eventos extraordinarios de acumulación de sargazo y se espera que para finales de junio y durante el mes de julio llegue aún más”, añadió Guerrero. Expertos y científicos aseguran que esto lo provoca el fenómeno El Niño y los cambios climáticos.
Ante estos eventos inusuales, la Secretaria admitió que el DRNA no cuenta con la documentación y los protocolos necesarios para solucionar lo que para muchos representa un problema, aunque es un proceso natural que como todos no se puede controlar.
“Tenemos que hacer unos protocolos para tratarlo. Nos están llamando alcaldes con esa preocupación. Estamos en la etapa de documentar y de buscar los mecanismos para adaptarnos a estos cambios. Hemos visitado algunas playas con mucha actividad turística para evaluar los casos y remover el sargazo. Los exhortamos a que se comuniquen con la oficina del DRNA regional para determinar cuál va a ser la estrategia”, detalló Guerrero.
La remoción de este material tiene que ser de forma manual porque las máquinas no aguantan el peso ya que acumulan sedimentos, arena y vida marina. Además no se puede entrar maquinaria a la orilla de la playa sin unos permisos.
La Secretaria destacó que este material no es igual al que estamos acostumbrados a ver aquí. Son algas que parecen alfombras, lo que vemos aquí son yerbas marinas que crecen en la arena. Esto es bien diferente y por eso provoca el mal olor. Son organismos vivos que se descomponen”, añadió.
Pero, Don Ramón no está solo, el sargazo también representa un problema para los turistas que visitan el Centro Vacacional de Punta Santiago durante esta época de verano.
“La gente no se puede bañar en la playa. Los niños se asustan y hasta les da asco. Es una pena que no haya un plan para poder removerla por lo menos de la orilla para que las personas puedan disfrutar sus vacaciones”, comentó uno de los salvavidas del complejo vacacional.
Mientras que algunos comerciantes adujeron que estas algas, en cierta manera, han contribuido a la pérdida en ventas porque los clientes no pueden ingerir alimentos con la pestilencia.
“Quién come en la playa con ese mal olor. Ni tan siquiera un pastelillo se puede”, comentó una residente de otro barrio en Humacao que acostumbra a visitar el área los fines de semana.
Por otra parte, los pescadores han confrontado problemas a la hora de zarpar sus lanchas, puesto que esa zona es la única que no cuenta con una rampa.
Guerrero insistió en que buscan diseñar y tener por escrito los protocolos para estos eventos extremos que parece que llegaron para quedarse. Sobre el reclamo de los residentes y pescadores, recomendó a que se comuniquen con la agencia. Dijo que ya estaban en contacto con algunas personas en Luquillo y en Humacao para aportar en la solución a la situación natural.
Asimismo, hizo un llamado a la Universidad de Puerto Rico en Humacao para que se una a la investigación. Es una oportunidad para descubrir, no se ha documentado si causa mortandad de algunas especies de animales, entre otras cosas.
“Yo he estado en contacto con el sargazo y causa picor en la piel. Pero, no es dañino, no representa peligro”, aclaró la titular del DRNA. Al contrario, destacó que tiene un alto valor ecológico porque sirve de hábitat para muchos organismos y ayuda a evitar la erosión costera.