Cauteloso Seilhamer ante propuestas en el Congreso Insiste es necesario el Tesoro Federal garantice nuevo financiamiento

0
222

El portavoz del Partido Nuevo Progresista
(PNP) en el Senado, Larry Seilhamer Rodríguez, sostuvo que las
propuestas del Congreso para tomar el control de las decisiones
económicas del gobierno de Puerto Rico son como resultado de la falta
de confianza y transparencia en esta administración. El legislador
indicó que ha sido consistente en solicitar que se presenten los
Estados Financieros Auditados, pero el grupo económico del gobierno no
ha cumplido con ese reclamo. Incluso, desde que en julio de 2014,
cuando fue emitido el Informe de Moody’s Investor Service, advirtiendo
sobre el riesgo significativo y creciente de que el Banco
Gubernamental de Fomento no dispusiera de la liquidez estimada a
finales del año fiscal 2015, como en efecto ocurrió, se solicitó una
investigación mediante la Resolución del Senado 910, sobre las
alternativas para atender la situación, la cual fue totalmente
ignorada por la mayoría senatorial del PPD. Añadió que la opción para fomentar la inversión en
Puerto Rico y ayudar en la recuperación de la crisis es que el Tesoro
Federal garantice el repago de las futuras emisiones de deuda.
“Todavía a estas alturas no hay un panorama claro y transparente de
las finanzas de la Isla. Era de esperarse que el Congreso, que en
múltiples ocasiones solicitó los Estados Financieros Auditados,
propusiera tomar el control mediante una Junta Federal. Obviamente, la
negligencia de esta administración en proveer la información
financiera solicitada, es parte de su estrategia de fomentar y
perpetuar el estatus colonial de Puerto Rico.  Es necesario que el
Congreso actúe permitiendo la posibilidad de reestructurar la deuda,
como sería a través  del Capítulo 9 de la Ley de Quiebras Federal,
según existe en los demás Estados de la Nación, u otro mecanismo, pero
lo prioritario es crear un clima de inversión seguro, autorizando que
todo nuevo financiamiento sea  garantizado por el Tesoro Federal lo
que brindaría mayor confianza para establecer desarrollo económico en
la Isla”, expresó Seilhamer Rodríguez.

Para el portavoz del PNP en el Senado, ambas propuestas
del Congreso tienen asuntos positivos que deben atenderse, pero otros
que deben ser discutidos ampliamente porque significarían claudicar a
los poderes Ejecutivo y Legislativo que nos confiere la Constitución
de Puerto Rico. “En el caso del Senado Federal, aunque proponen una
asignación de $3,000 millones para mitigar el problema inmediato de
liquidez, no dan la posibilidad de reestructurar la deuda.  Mientras
que en la Cámara de Representantes Federal la propuesta brinda acceso
al Capítulo 9 de la Ley Federal de Quiebras, pero a cambio de una
Junta con poderes sumamente amplios y control absoluto sobre las
finanzas de Puerto Rico. Ninguna de las medidas propone la que me
parece a mí es una alternativa vital para que Puerto Rico se recupere
de la crisis que enfrenta y esto sería brindar la opción de que el
Tesoro Federal garantice la nueva inversión”. Seilhamer Rodríguez
añadió que, “en una situación como la que se encuentra Puerto Rico es
urgente que las propuestas brinden soluciones a corto plazo, pero de
igual forma es necesario que se genere inversión en la Isla. Si no
recuperamos el desarrollo económico, se continuará con la mala
costumbre de resolver momentáneamente, pero sin un plan a largo plazo
que otorgue la oportunidad para que la Isla enderece sus finanzas
mediante un clima de confianza y de prosperidad económica”.

Finalmente, el senador señaló que “los gobiernos de
Puerto Rico no pueden seguir con lo que ha sido el factor fundamental
para provocar la crisis fiscal actual. El verdadero problema es la
sobreestimación de recaudos y tomar préstamos sin identificar la
fuentes de repago para eso. Es lamentable que para lograr una
disciplina de sana administración haya que someterse a una Junta o
Autoridad con poderes tan amplios.  Queda confirmado que bajo el
Estado Libre Asociado estamos sometidos a los poderes plenarios
unilaterales del Congreso, lo que refleja nuestra condición de estatus
indigna”.