Muerte súbita y la Medicina Molecular Viva

0
274

portrait dra graciaSabemos que ocurren muertes súbitas sin que necesariamente el paciente haya tenido síntoma de problemas cardiacos. No nos sorprenden ya las noticias de atletas que fallecen durante eventos deportivos sin aparente causa. En el intento por evaluar cuales pueden ser las causas de estos eventos se ha estudiado la conducción eléctrica en el corazón.
La disfunción de los nervios que hacen que la contracción de los ventrículos y especialmente del ventrículo izquierdo, se ha estudiado durante décadas con los estudios de Medicina Nuclear/Imágenes Moleculares Vivas. Estos estudios nos permiten evaluar la contracción de los ventrículos y de los atrios, las malformaciones de las válvulas del corazón y los cambios que ocurren en el músculo cardiaco cuando se aplican terapias con medicamentos, quimioterapia, radioterapia y con ciertas inflamaciones e infecciones entre otras. En adición, los estudios de perfusión conocidos como MIBI nos permiten ver la manera en que las coronarias están llevando la sangre al músculo del corazón.
Una de las muchas ventajas de estos estudios es que al ser no invasivos y no causar efecto en la función cardiaca, nos permiten ver el corazón mientras late dentro del paciente. Además, ya que obtenemos toda la información en una computadora podemos cuantificar esa función y evaluar una variedad de cambios en el corazón que incluyen la sincronía de la contracción de los ventrículos. Esta parte de la evaluación se llama el “estudio de fase” y se hace rutinariamente cada vez que procesamos la información del MUGA y de los estudios de perfusión del corazón o MIBI. Se sabe que esta información es de gran valor para detectar anormalidades que no son visibles al ojo humano y que en muchas situaciones, la evaluación hecha por los sistemas computarizados nos ayudan a descubrir anormalidades pequeñas o mínimas pero que pueden tener un significado importante en la función del corazón.
Hay un gran interés en utilizar la información del estudio de fase porque se ha demostrado que es reproducible y que el resultado de este estudio predice la respuesta del paciente a la terapia de resincronización. Esto significa que si el ventrículo no se contrae en el orden debido, la capacidad de bombear la sangre se afecta. En adición, se está considerando el efecto que esta anormalidad puede tener en los casos de muerte súbita.
Estas pruebas continúan ayudando al cuidado del paciente porque nos permiten detectar anormalidades en los nervios del corazón y cómo estas anormalidades en la conducción eléctrica afectan la contracción y la función cardiaca. Se podrá determinar rutinariamente este problema en todos los pacientes que se realizan estos estudios ya que la información se procesa rápida y rutinariamente con cada estudio. En este caso, si podemos anticipar los posibles problemas que pueden ocurrir, es posible que en el futuro cercano podamos tomar medidas preventivas e impedir muertes si podemos corregir este defecto de conducción eléctrica antes de que ocurra una muerte repentina.
(Sandra C. Gracia-Lopez, MD,DABNM,DABNC
Directora de LivMo-Live Molecular Imaging en
Hospitales Menonita de Caguas, Cayey y Aibonito
Tels. 787-743-1491, 787-738-2195, 787-735-8001)