Encuesta a pacientes con asma descubre que la mayoría piensa que su asma está bajo control

0
237

asmaGSK divulgó esta semana los datos de una nueva encuesta nacional de más de 1000 pacientes con asma descontrolada, que muestra que el 67% de los adultos con asma descontrolada en los EE.UU. vive con la idea errónea de que su condición está bajo control. Los resultados de la encuesta ayudan a proveer una visión más clara sobre cómo los pacientes con asma descontrolada en los EE.UU. perciben y manejan el asma. Los resultados de la encuesta pueden sugerir que los pacientes con asma descontrolada tienen un falso sentido de confianza sobre el manejo de su condición, que puede estar causando síntomas recurrentes y repetidas visitas al médico, a la sala de emergencia y la necesidad de cuidado urgente. La Encuesta sobre la Situación de Pacientes con Asma Descontrolada en los Estados Unidos, patrocinada y desarrollada por GSK, incluyó a 1016 pacientes con puntuaciones de 5 a 19 en la Prueba de Control del Asma (ACT, por sus siglas en inglés), un nivel de manejo del asma considerado “descontrolado”. Los pacientes con una puntuación de 5 a 15 en la ACT fueron clasificados como “con control muy deficiente”, mientras que los que obtuvieron una puntuación de 16 a 19 fueron clasificados como “mal controlados”.

La encuesta descubrió que la idea errónea de lo que significa control es generalizada, incluso cuando se agrupa a los pacientes con asma descontrolada en la categoría de “mal controlados*” y junto con los que tienen más síntomas de asma o “control muy deficiente” del asma. Los hallazgos muestran que entre los pacientes encuestados con asma “mal controlada”, el 78% pensaba que realmente tenía el asma bajo control. Entre los clasificados como “con control muy deficiente”, el 55% informó que, en su opinión, su asma está bajo control. Esta idea errónea puede evitar el manejo efectivo del asma.

“Entender las ideas erróneas del paciente sobre su grado de control del asma es crítico para mejorar la calidad del cuidado del asma”, explicó el Dr. Mark Forshag, neumólogo y US Medical Affairs Lead de GSK. “La encuesta muestra que todavía hay una necesidad significativa de ayudar a los pacientes a ir más allá, a manejar su condición en vez de simplemente lidiar con los síntomas. Exhortamos a los pacientes a hablar con su médico sobre el manejo proactivo del asma y las opciones adecuadas de tratamiento”.

El exceso de confianza puede ocasionar síntomas recurrentes y repetidas visitas al médico

 

El 76% de los encuestados que piensan que tienen el asma bajo control se sienten confiados de poder realizar las tareas y actividades necesarias para manejar su condición a fin de reducir la necesidad de acudir al médico. Sin embargo, el 64% de estos pacientes visitó a un profesional de la salud como resultado de sus síntomas de asma, en promedio, tres veces durante los últimos 12 meses.

 

Aunque muchos pacientes con asma descontrolada indican que intentan manejar su condición de forma proactiva con medicamentos y evitando los factores desencadenantes, aproximadamente tres de cada cuatro (74%) tienen síntomas varias veces a la semana. Además, aunque el 89% de los pacientes con asma descontrolada confía en tener la capacidad de cambiar ciertas conductas para manejar mejor su condición, sólo uno de cada dos (50%) de estos pacientes informó entender claramente su enfermedad. Este falso sentido de confianza sugiere que es posible que los pacientes no cuenten con las herramientas necesarias para manejar eficazmente su enfermedad.

La encuesta descubrió que los síntomas recurrentes y la falta de conocimiento, herramientas y recursos pueden llevar a más visitas al médico, a la sala de emergencia y la necesidad de cuidado urgente debido a su condición:

Uno de cada cinco (20%) pacientes con asma descontrolada tuvo que acudir a la sala de emergencia o a un centro de cuidado de urgencia debido a su condición en los últimos 12 meses, lo que podría representar una oportunidad para educar mejor a los pacientes con asma descontrolada sobre el manejo de la enfermedad y los regímenes de tratamiento.

 

Los pacientes encuestados con “control muy deficiente” del asma tenían casi el doble de probabilidades de haber acudido a una sala de emergencia o a un centro de cuidado de urgencia en el último año debido a su condición, en comparación con los que tenían el asma “mal controlada” (27% versus 15%).

 

El 40% de los que usaron un inhalador de rescate, por lo menos tres veces al día en el último mes, acudieron a una sala de emergencia o a un centro de cuidado de urgencia en el último año, en comparación con  18% de aquellos que no requirieron un inhalador de rescate con esa frecuencia.

 

 La carga física y emocional del asma descontrolada

De acuerdo con la encuesta, el asma descontrolada representa una carga pesada para las personas que sufren de la condición, ya que impide que muchos pacientes puedan vivir su vida a plenitud y se convierte en una fuente frecuente de estrés:

El 70% de los pacientes con asma descontrolada que piensan que tienen el asma bajo control informaron que su condición les impide hacer las cosas que disfrutan, e interfirió con el ejercicio (85%), el sueño (78%), el disfrute de la vida (67%) y la vida social (45%) durante los pasados 12 meses.

 

El 53% de los que están empleados faltaron al trabajo debido al asma en los últimos 12 meses; en promedio, estos pacientes tuvieron ocho ausencias en el último año.

 

Más de la mitad (56%) de los pacientes con asma descontrolada aceptaron que su condición es una fuente de estrés en su vida. Una mayor proporción de pacientes con “control muy deficiente” del asma, en comparación con los de asma “mal controlada”, informaron que el asma les causa estrés (72% versus 43%) e indicaron que se preocupaban regularmente por su asma (66% versus 37%).

 

Acerca de la Encuesta de Concienciación sobre el Asma de GSK

La Encuesta sobre la Situación de Pacientes con Asma Descontrolada en los Estados Unidos, realizada por Kelton Global (es en nombre de GSK, entre diciembre de 2015 y enero de 2016, incluyó a 1,016 pacientes con una puntuación de 5 a 19 en la Prueba de Control del Asma (ACT), un nivel de manejo del asma considerado “descontrolado”.

 

*Los pacientes con una puntuación de 5 a 15 en la ACT fueron clasificados como “con control muy deficiente”, mientras que los que obtuvieron una puntuación de 16 a 19 fueron clasificados como “mal controlados”. Los encuestados: (1) habían sido diagnosticado con asma, por lo menos, un año atrás, (2) tenían una puntuación menor de 20 en la Prueba de Control del Asma, lo que es indicativo de que posiblemente el asma no esté bien controlada y (3) no habían sido diagnosticados con deficiencia de alfa-1 antitripsina, bronquitis crónica, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), enfisema, cáncer de cabeza, cuello o esófago ni cáncer de pulmón. La Encuesta de Concienciación sobre el Asma también incluyó preguntas del Cuestionario Breve de Percepción de Enfermedad (BIPQ, por sus siglas en inglés) y la Escala de Manejo de Enfermedades Crónicas de Stanford (Escala de Stanford). Los resultados de cualquier ejemplo están sujetos a variables de muestreo.

 

Haga clic aquí para más información sobre el diseño de la Encuesta de Concienciación sobre el Asma de GSK: Press kit:  http://us.gsk.com/en-us/media/press-kits/the-state-of-uncontrolled-asthma-in-america/

 

Sobre el asma

Los cálculos actuales indican que hasta 242 millones de personas en el mundo viven con asma.  Se calcula que en los EE.UU. el asma afecta a 25.7 millones de personas. Para muchos de estos pacientes, las terapias existentes pueden proveer control adecuado de los síntomas, si se usan

correctamente. Sin embargo, aproximadamente el 5% de los pacientes con asma no puede lograr el control de los síntomas con las terapias existentes1.

El control deficiente del asma es una preocupación nacional de salud. Está asociado con un número de problemas adicionales de salud –como obesidad, pulmonía, infecciones pulmonares y aumento del riesgo de depresión2– y le cuesta a los EE.UU. $56 000 millones al año3. Además de los costos anuales generales de $56 000 millones en los EE.UU.4, los costos directos e indirectos son de tres a cuatro veces más altos para los pacientes con asma severa en comparación con los que tienen asma leve5,6, lo que recalca la importancia de las estrategias de control y tratamiento.

 

Recursos

Las personas con asma y sus cuidadores pueden visitar www.asthma.com para más información sobre el manejo de la condición. Además, en Asthma.com está disponible el Asthma Control Test™ [Prueba de Control del Asma], una forma de ayudar a los pacientes y a sus profesionales de la salud a determinar si los síntomas de asma pueden estar bien controlados. La misma se usó en esta encuesta para evaluar a los encuestados. La prueba pide a los pacientes que contesten cinco preguntas sobre la frecuencia de los síntomas, la necesidad de medicamentos de emergencia,  la autopercepción de su condición y el efecto de esta en la vida cotidiana. El sitio web también incluye recursos, como un Plan de Acción contra el Asma, una Guía para la Conversación con el Médico y un Diario de Asma para ayudar aún más a los pacientes. El sitio web Asthma.com es patrocinado y desarrollado por GSK. El portal está dirigido a residentes de los EE.UU. solamente.