Rita Moreno vuelve a las tablas…esta vez como expectadora

0
237

Por Vilmar Trinta Negrón / [email protected]

Es una escuela de artistas y allí no hay rutina, ni aburrimiento que valga, porque aunque la carga académica es fuerte, los estudiantes de la Escuela Especializada en Bellas Artes de Humacao se las ingenian para dar riendas sueltas a su talento. El teatro estaba listo para otra función y el elenco ensayaba los últimos toques. De momento, se escuchó un grito: “Ya está en Humacao”.
Comenzó el corre y corre y los nervios eran más que evidentes. Los estudiantes de séptimo a cuarto año llenaron el teatro y afuera en la entrada del plantel Ingrid Cruz Trinta no podía creer que estaba a minutos de completar su misión y marcar la historia de la prestigiosa escuela. “Estoy súper emocionada”, expresó la joven.
Entonces, llegó Rita Moreno. La primerísima actriz humacaeña ganadora de los cuatro premios más importantes de la industria del entretenimiento de los Estados Unidos, el Emmy, el Grammy, el Óscar y el Tony.
“¿Dónde está Ingrid?”, exclamó la estrella de 83 años y de inmediato se fundió en un abrazo con la estudiante de baile que le envió un correo electrónico invitándola a la escuela, sin esperar tener contestación alguna.
“Esto ha sido un sueño, yo envié el correo y pasaron dos semanas, dije está bien al menos hice el intento. Pero está aquí y vamos a bailar para ella”, expresó mientras compartía con Moreno.
Los estudiantes de nivel superior de las cuatro especialidades: baile, música, teatro y artes visuales obsequiaron a la artista internacional una compilación de algunas de sus piezas más famosas.
Ingrid explicó que desde que su hermana le presentó la historia de Moreno ha sentido admiración por ella, además de que en la escuela estudian su trayectoria. “Preparándome para este recibimiento descubrí que me gusta mucho el teatro musical”, comentó sobre el espectáculo para el cual los artistas en formación tuvieron solo un mes de preparación.
Rita Moreno no dejó de sonreír en ningún momento y mientras caminaba hacia el teatro que lleva su nombre, contestaba preguntas de algunos estudiantes y les daba consejos. “Sobre todas las cosas hay que prepararse. Nunca hay garantía de que vas a ser una estrella, tienes que estudiar para pagar la renta y tus cosas”, dijo la actriz, bailarina y cantante radicada en los Estados Unidos.
Los gritos y los aplausos arrancaron desde que Rita abrió la puerta del teatro y ella emocionada saludó a los presentes hasta llegar a su asiento. Allí observó con detenimiento cada pieza interpretada.
Después de proyectar un vídeo donde varios estudiantes narraron la biografía de la actriz y agradecieron su presencia, el coro de la escuela abrió la presentación con “Tonight”, del musical West Side Story. La acción continuó con el pase de comedia “Recordando una estrella”, desarrollado por los jóvenes de teatro.
Acto seguido los estudiantes de música se inspiraron en la adaptación de canciones del musical West Side Story, del percusionista Buddy Rich, con la magistral ejecución de Jonathan Quintero en la batería. Estos provocaron a Moreno levantarse de su silla, quien les aplaudió hasta llegar al borde del escenario donde los abrazó y felicitó.
Luego de varias piezas de baile, llegó el cierre del espectáculo. Un grupo de bailarines subió a escena e interpretó la famosa “America”, del mismo musical. Ingrid Cruz Trinta actuó y bailó como figura principal al realizar el personaje “Anita”. El mismo que le mereció a Moreno el Oscar como mejor actriz de reparto.
Rita subió a las tablas y allí recibió dos cuadros con su imagen dibujada por varios estudiantes de artes visuales. Luego agradeció el reconocimiento y basada en la palabra “serendipia” instó a los alumnos a vivir con expectativa y sorpresas, siempre buscando cosas distintas.
“Ay yo estoy tan emocionada, ¡wuuujuu! Mi vida y mi carrera han sido muy extrañas y misteriosas. A veces me he sentido asustada e insegura pero la elección de vivir con expectativa y sorpresa me ha cambiado. No saben lo satisfecha que estoy de que ustedes hayan elegido tener su educación. Bravo, bravo. Que hayan elegido esperar algo diferente en su vida”, sostuvo.
Moreno advirtió que la educación no es solo para ganar conocimiento, sino sabiduría y “aprender a mantener sus ojos abiertos incluso para cosas que ustedes no estaban buscando. Hoy gracias al correo electrónico de Ingrid y a mi inesperada estadía en Puerto Rico yo estoy con ustedes y que sorpresa tan linda, tan conmovedora. Gracias, gracias”, concluyó.