Plantean preocupación por posible cierre de la PR-3

0
246

Por Vilmar Trinta Negrón
[email protected]

Las condiciones deplorables del puente de Tropical Beach que ubica en el kilómetro 69 del barrio Río y Húcares de Naguabo han sido una preocupación para muchos porque atenta con la seguridad de los que transitan por el área turística que bordea la playa y da acceso al Malecón y a su vez a Punta Santiago en Humacao.
Sin embargo, algunos vecinos del área ahora plantean otra preocupación y es el posible cierre de la carretera PR-3 durante la construcción del nuevo puente. Tras varios años de que el puente tenga solo un carril disponible para pasar y de que haya ocurrido la trágica muerte de cuatro personas en un accidente de auto en el lugar, la Autoridad de Carreteras y Transportación (ACT) inició el proceso para materializar el proyecto.
Fondos federales para diseño y construccion
En una reunión, celebrada la semana pasada, el ingeniero Javier Arroyo Rosario, director auxiliar de Infraestructura de la ACT presentó cinco alternativas de diseños de construcción pero todas contemplan el cierre de la carretera PR-3 por, aproximadamente, seis meses.
“De ninguna manera nos oponenos a la construcción de un nuevo puente, pero sí al cierre de la carretera porque esto sería nefasto para los residentes y comerciantes de la zona. Las rutas alternas son bastante distantes y te obligan practicanente a pagar el peaje, lo que redundaría en un gasto”, sostuvo Carlos Iván Pérez García, presidente de la Junta Comunitarua de la Playa de Naguabo.
Los cimientos del puente que pasa sobre el Río Santiago son en madera y ya están deteriorados por lo que las agencias federales pertinentes declararon que el tiempo de vida útil ya terminó. Por esa razón es que la ACT comenzó el proceso que requiere reuniones con la comunidad durante la etapa de diseño en la que se encuemtra actualmente. Es un proyecto que ronda los $4 millones e incluye, además del reemplazo del puente, el marcado de pavimento y rotulación y la relocalización de utilidades eléctricas y de agua.
Entre las cinco alternativas, el líder comunitario endosó la segunda que representa menos impacto al ecosistema y a las propiedades cercanas y dejaría el puente al mismo nivel de elevación que el actual.
“Endoso la alternativa B, siempre y cuando no cierren el puente. Esa es nuestra única salida de emergencia cuando lo otros accesos se inundan como Botijas y la carretera 192. Además, este es el décimo tramo de carretera más transitado en Puerto Rico, a la gente le gusta coger esa ruta para llegar a Naguabo por el paisaje. También tendría un impacto negativo en el comercio”, detalló Pérez García.
Por su parte, el alcalde Noé Marcano, coincidió con el líder comunitario y se opuso al cierre. No obstante, auguró que este proyecto no iniciará hasta el segundo año del próximo cuatrienio.
Carlos Iván indicó que en la reunión se propuso la creación de un Comité Multisectorial para que de seguimiento al proyecto y a todo lo que conlleva de manera ágil. Propuesta con la que también estuvo de acuerdo el Alcalde.
Además, se recomendó que primero trabajen con un carril del puente manteniendo el otro abierto al paso, así como la instalación de un puente provisional.
Las mejoras al puente construido en el 1918 se harán con fondos federales. En el 1967 este fue rehabilitado y en el 1995 añadido al Registro Nacional de Lugares Históricos.