Pierluisi exige a García Padilla acción inmediata para evitar el colapso del Banco Gubernamental de Fomento

0
208

Denuncia que mal manejo fiscal ha provocado hoy la primera demanda de acreedores contra el BGF; hace llamado a trabajar soluciones de consenso por el bien de todos

 El Comisionado Residente de Puerto Rico en Washington, presidente y candidato a la gobernación del Partido Nuevo Progresista (PNP), Pedro Pierluisi, denunció hoy a la administración de Alejandro García Padilla por provocar el deterioro del Banco Gubernamental de Fomento (BGF) al punto de verse hoy demandado por un grupo de sus acreedores y amenazado con una posible sindicatura y eventual liquidación, lo cual tendría nefastas consecuencias para Puerto Rico. Asimismo, Pierluisi reiteró su llamado a García Padilla a corregir el curso que ha seguido su administración en cuanto al manejo de la crisis económica y fiscal que confronta el gobierno.

 

“Lamentablemente, esta mañana se concreta lo que llevo advirtiendo desde hace meses. La política de falta de transparencia y negativa a sentarse a negociar con los acreedores del BGF ha provocado que un grupo de éstos demandaran hoy al Banco en el tribunal federal. Las alegaciones en esta demanda son bien serias y tienen que ser atendidas de inmediato. Este es otro ejemplo más de cómo el mal manejo de la actual crisis económica y fiscal por parte de la presente administración sigue creando desasosiego, ansiedad e incertidumbre en nuestro pueblo, en los mercados financieros y ahora específicamente en el BGF, sus acreedores y sus empleados.

 

“Desde un principio he establecido que la única forma de atender responsablemente el tema de la deuda pública y la crisis económica y fiscal es mediante negociaciones consensuales, transparentes y de buena fe con nuestros acreedores, incluyendo a los miles de puertorriqueños que depositaron el fruto de su trabajo en inversiones del Gobierno, y ahora se ven amenazados con perder gran parte de sus ahorros. Mi posición no ha cambiado, y aplica igualmente al caso específico del BGF.

 

“Lo que ha trascendido desde el jueves pasado, y que culmina hoy en una demanda contra el BGF en el tribunal federal, demuestra nuevamente la falta de capacidad y voluntad de la administración García Padilla para cumplir con las obligaciones del gobierno de Puerto Rico, en este caso las del BGF.  La falta de transparencia, incluyendo la negativa a presentar los estados financieros auditados del BGF y del gobierno en general, y a revelar el informe de auditoría de la Oficina del Comisionado de Instituciones Financieras, que no vio la luz hasta que el Juez Fusté lo mencionó en una opinión reciente, es otra muestra más de la errada política fiscal de este gobierno.

 

“La recién anunciada renuncia del Secretario de Hacienda a la Junta de Directores del BGF, y de la Secretaria de la Gobernación a sus posiciones en AFI y en la Autoridad para las  Alianzas Público Privadas, denota que la administración se prepara para tirar la toalla.  Las señales son claras.  Sin embargo, estoy convencido de que nunca es tarde si se actúa de forma profesional y transparente. 

 

“Necesitamos voluntad para trabajar unidos por el bien de Puerto Rico. Puerto Rico necesita que busquemos soluciones ahora.

 

“Bajo nuestro marco jurídico actual, cualquier impago masivo de esta magnitud, solo provocará mayor confrontación con los acreedores, comprometiendo aún más los recursos del Gobierno, mientras los asesores legales y financieros de esta administración, contratados por el propio BGF a un costo multi-millonario, siguen cobrando sin producir resultados concretos.

 

“Lo que hace falta es madurez, responsabilidad y experiencia en la toma de buenas decisiones. Exhorto a la administración a seguir los siguientes pasos:

 

1.   Desistir de las acciones que han provocado la demanda presentada hoy en el tribunal federal y negociar con los demandantes una posible transacción de dicha demanda.

 

2.   Continuar, con sentido de urgencia, las negociaciones con todos los acreedores del BGF, y con todos los demás acreedores de Puerto Rico, en búsqueda de soluciones reales de consenso.

 

3.   Paralelamente, y como resultado de estas negociaciones, estabilizar al BGF para que pueda llevar a cabo sus funciones de agente fiscal y asesor financiero y ser un jugador importante en las soluciones que habrá que implementar para salir de esta crisis

 

4.   Comprometerse a una práctica de transparencia total y comunicación constante con el pueblo, los mercados financieros y el Congreso de los Estados Unidos.

 

5.   Publicar los estados financieros auditados del BGF y de todo el Gobierno, informes de progreso de gastos mensuales, y alinear esos gastos con la realidad de ingresos que tenemos. No existe justificación alguna para continuar erosionando la credibilidad de Puerto Rico y aumentando las tensiones con nuestros acreedores y el Congreso por tan inconcebible dilación.

 

“De la misma forma que estoy trabajando en Washington, DC, para lograr una legislación que ayude a Puerto Rico, pero respetando nuestra democracia, reitero mi disposición para asistir en cualquier negociación de buena fe entre Puerto Rico y sus acreedores. 

 

“Ofrezco mi colaboración siempre y cuando dejemos a un lado las sorpresas y la confrontación, y en vez trabajemos con transparencia y consenso.  Solo así lograremos el objetivo de proteger el bienestar de nuestro pueblo, al tiempo que restauramos nuestra reputación y nuestro buen nombre, restablecemos nuestro acceso a los mercados, y logramos que nuestra economía vuelva a crecer”, dijo el presidente del PNP.

 

Llamado a trabajar por el bien de Puerto Rico

 

Asimismo, Pierluisi hizo un llamado a todos, tanto funcionarios electos como aspirantes a cargos electivos, a trabajar unidos en la búsqueda de soluciones a la grave crisis económica y fiscal que confronta Puerto Rico.

 

“Aprovecho para hacer un llamado a todos los políticos electos y aspirantes a posiciones electivas a mirar la crisis que nos afecta con seriedad y madurez y cesar, por el bien de nuestro pueblo, los ataques políticos infundados, y más importantemente, la oposición a todo lo que no sea propuesto por uno mismo. La crisis es ahora, por lo que nuestro pueblo necesita que trabajemos unidos, o acabaremos pagando un precio demasiado alto por muchos años”, dijo el también Comisionado Residente.

 

“Dejando a un lado las razones, es obvio que necesitamos reestructurar una porción significativa de nuestras deudas públicas para estabilizar las finanzas del gobierno, lograr que podamos cumplir con las obligaciones de pago que se negocien, volver a tener acceso a los mercados de crédito, y continuar proveyendo los servicios esenciales a nuestro pueblo.  Y que esté claro, reestructurar no significa no pagar, sino ponernos en condiciones de poder cumplir con nuestras obligaciones”, expresó.

 

Pierluisi denunció la reacción de total negación o confrontación de algunos líderes locales al borrador del proyecto que se elabora en el Congreso para atender la crisis fiscal de Puerto Rico, señalando que el mismo está aún en el trámite legislativo y lo que hay que hacer es trabajar para que el producto final sea uno que beneficie a Puerto Rico.

 

 “Como personas electas por el pueblo, tenemos la obligación de trabajar en nombre del pueblo y para el bien del pueblo.  Tenemos la obligación en estos momentos de ir a Washington a razonar, no a gritar”, señaló Pierluisi en alusión a la célebre frase de Don Luis A. Ferré: “La razón no grita, la razón convence”. 

 

 “Asimismo, ya es hora de que todo nuestro liderato reconozca que el estatus político actual de Puerto Rico es insostenible, limitante y vergonzoso, y que la mejor manera de evitar que se repita la crisis económica y fiscal actual es poniéndole fin a la desigualdad que sufrimos bajo nuestro actual estatus territorial y logrando la Estadidad.  Es por esto que he insistido y logrado que el borrador del proyecto congresional incluya una sección (Sección 408) donde se reconoce el derecho de nuestro pueblo a determinar nuestro estatus político por vía de una consulta de admisión avalada por el gobierno federal”, afirmó Pierluisi.

 

“Por mi parte, pueden estar seguros de que continuaré mi lucha hasta el último segundo, y si el proyecto que se elabora en el Congreso una vez radicado no beneficia a Puerto Rico, no lo voy a apoyar y no se convertirá en ley”, concluyó.