La educación a distancia o virtual

0
60
Por Ricardo Díaz / Presidente Interino PIP Humacao

Por Ricardo Díaz / Presidente Interino PIP Humacao

Todos los sectores del magisterio están de acuerdo con que la tasa de positividad de casos de covid-19 en más de 40% no se pueden iniciar las clases presenciales en las escuelas públicas.

Los líderes magisteriales plantean que reanudar las clases de forma presencial hasta el 24 de enero no es la mejor solución. Los maestros pueden comenzar de modalidad virtual el 18, de manera que se pueda comenzar las clases sin tener que alterar el calendario escolar al final del curso para compensar el atraso.

De esta manera, los estudiantes aprovecharán el tiempo tomando las clases virtuales y sin exponerse a los contagios.

Según datos compartidos por la Asociación de Maestros, el 98.5% del magisterio está vacunado contra el covid-19. En el caso de los estudiantes, 104,000 de 227,000 entre las edades de 5 a 1 años cuentan con al menos la primera dosis de la vacuna.

Por orden ejecutiva, la vacunación es obligatoria para los maestros y para los estudiantes mayores de 12 años. Solo 65,100 menores tienen sus dosis completadas.
Los maestros quieren seguir de manera presencial, pero tiene que hacerse de manera segura y entienden que éste no es el momento.

Debemos tener en cuenta lo que pasó en muchas escuelas al final del semestre pasado, cuando ya se había visto un aumento de casos de coronavirus y hubo cierre de escuelas debido a los contagios registrados con una tasa de positividad menor a la presente.

Se puede iniciar de manera virtual y semanalmente analizar las estadísticas de salud para determinar cuándo es el momento seguro de regreso a clases presenciales.  Lo que no queremos es reabrir las escuelas y entonces tener una cantidad grande de positivos que cause cierres, cause una interrupción en el proceso de la enseñanza.

Hay que revisar las políticas que tienen que ver con el distanciamiento dentro de los salones, evaluar y establecer medidas claras sobre la ventilación. Vimos que el semestre pasado se redujo la distancia de seis a tres pies.

También hay que destacar la importancia de permitir el teletrabajo para aquellos maestros que den positivo al virus y no tengan síntomas. Pueden guardar cuarentenas y no incidir en los días acumulados por enfermedad y que puedan trabajar de forma remota.

Hay que crear un ambiente seguro para las escuelas con un sistema de vigilancia, maestros con refuerzos, estudiantes vacunados, pruebas aleatorias para detectar el covid-19 a maestros, personal no docente y estudiantes.  

Las pruebas se deben hacer dependiendo de la tasa de positividad del municipio y de la escuela. Además, cada comunidad escolar evalúe sus circunstancias salubristas y con autonomía determine la modalidad de estudio a implantar: presencial 100%, grupos A y B (grupos de 10 a 12 por salón), híbrido o totalmente virtual.

Al maestro y al estudiante le gusta que la enseñanza sea presencial, pero mirando el porcentaje de positividad que tenemos ahora, mirando la cantidad de hospitalizaciones pediátricas que no habíamos tenido en dos años y mirando que todos los municipios están en una alta positividad, por eso el magisterio exige que sea virtual, siguiendo protocolo y guías de los CDC (Centros para el Control y Prevención de Enfermedades) y Salud, y de ahí, comenzar clases presenciales.