Vivienda otorga fondos para la población vulnerable

Este programa tiene como principal objetivo desarrollar, rehabilitar, construir o reconstruir edificios para asistir con viviendas asequibles, dignas y seguras

0
168
Foto suministrada / Los proyectos para viviendas de interés social pueden incluir la construcción o rehabilitación de viviendas unifamiliares.

El secretario de la Vivienda, William Rodríguez Rodríguez, firmó once acuerdos de subrecipientes para dar acceso a las organizaciones seleccionadas a poco más de $24 millones en fondos bajo el programa de Vivienda de Interés Social (SIH, por sus siglas en inglés) de CDBG-DR.

“Estamos conscientes de la necesidad de vivienda en nuestra Isla, situación que se agrava cuando hablamos de poblaciones vulnerables. Mediante este programa buscamos que las organizaciones que tienen el expertise puedan recibir la ayuda necesaria para continuar ofreciendo sus servicios y así los más necesitados reciban la ayuda para la cual los fondos CDBG-DR están destinados”, expresó Rodríguez Rodríguez.

Las organizaciones firmantes son Lucha Contra El Sida, Inc.; Instituto de Psicopedagógico de Puerto Rico; Hogar de Ayuda El Refugio, Inc.; Fundación Modesto Gotay; Hogar Ruth para Mujeres Maltratadas, Inc.; Casa Protegida Julia de Burgos; Puerto Rican Organization to Motivate, Enlighten and Serve Addicts, Inc.; Centro Deambulantes Cristo Pobre; Ponce Neighborhood Housing Service, Inc.; Estancia Corazón, Inc.; y Centro María Mazzarello Alepsi, Inc.

El secretario añadió que “bajo el programa de Vivienda de Interés Social, las organizaciones podrán realizar también obras de limpieza, demolición, remoción, reconstrucción y rehabilitación de edificios, así como mejoras y modificaciones dirigidas a brindar accesibilidad y acomodo para personas con discapacidades”.

SIH, que tiene una asignación total de $32.5 millones, busca proporcionar fondos a las organizaciones que están comprometidas con proveer viviendas de interés social y trabajar con diversas poblaciones para asegurar la accesibilidad de las personas que enfrentan una amplia variedad de impedimentos socioeconómicos, físicos, emocionales y de otro tipo.

Además, busca proveer fondos para aumentar la cantidad de viviendas existentes o poner las viviendas existentes en condiciones decentes, seguras y sanitarias; en cumplimiento con los códigos de construcción, las normas de salud y seguridad estatales y locales.

Los proyectos para viviendas de interés social pueden incluir la construcción o rehabilitación de viviendas unifamiliares; estructuras de dos unidades; propiedades de alquiler de múltiples unidades; hogares de grupo u otras propiedades o viviendas para personas con necesidades especiales de acuerdo a la población atendida.

Por otro lado, el programa de Vivienda de Interés Social provee asistencia a organizaciones que promuevan proyectos dedicados a sobrevivientes de violencia de género, violencia entre novios, agresión sexual o acecho. Para estos proyectos, se deben seguir las normas de seguridad establecidas por la Oficina de la Procuradora de las Mujeres para proyectos para sobrevivientes de violencia de género.

SIH proporcionaría también ayuda para una cama permanente de vivienda de apoyo que está dedicada específicamente para ser utilizada por personas y familias sin hogar con una situación crónica. Este concepto aplica solamente a los proyectos de viviendas de apoyo permanentes.

Entre las diversas opciones que permite el programa, se encuentra las viviendas de transición. Esta opción tiene como requisito que los participantes hayan firmado un contrato de arrendamiento o de ocupación cuyo propósito es facilitar el traslado de personas y familias sin hogar a viviendas permanentes en un plazo de veinticuatro (24) meses o en un período mayor, si Vivienda lo considera necesario.

En el caso de las viviendas permanentes, el participante del programa debe ser el inquilino en un contrato de arrendamiento por un término de por lo menos un año, el cual se puede renovar por un término mínimo de un mes y solo puede rescindir por causa justificada.

Las organizaciones subrecipientes del programa, fueron seleccionadas a través de un Aviso de Disponibilidad de Fondos (NOFA). Deben además demostrar que poseen la capacidad financiera para sufragar las operaciones durante el programa y se espera que tengan un plan de sostenibilidad viable para sus operaciones luego de que hayan agotado los fondos CDBG-DR.