Sentencian a prisión expolicía que allanaba sin orden en Naguabo y Yabucoa  

Carlos Boyrie Laboy fue sentenciado a 48 meses de prisión y tres años de libertad supervisada

0
240
Archivo

Un exoficial de la Policía fue sentenciado a 48 meses de prisión y tres años de libertad supervisada por conspirar con dos compañeros de la región policiaca de Humacao para allanar, en su capacidad de agentes, y robar pirotecnia y equipos electrónicos propiedad del gobierno federal, informó la Oficina del Fiscal de Estados Unidos en Puerto Rico.

En un juicio por jurado, Carlos Boyrie Laboy fue declarado culpable el pasado 6 de diciembre, y el juez federal de distrito, Francisco A. Besosa, lo sentenció ayer.

Boyrie Laboy conspiró con el sargento Miguel Conde Vellón y el agente Luis Rodríguez García, de la División de Drogas de Humacao, para robar y extorsionar. Ambos se declararon culpables y fueron condenados a 2 años de cárcel.

Según la evidencia presentada durante el juicio, uno de los operativos ocurrió en diciembre de 2016, cuando entraron a la fuerza y sin autorización, portando sus armas de fuego y en capacidad como agentes de la Policía, a una residencia del barrio Duque en Naguabo.

Los convictos registraron la residencia y tomar posesión de: dos cajas de fuegos artificiales que contenían, cada una, 40 piezas de fuegos artificiales genéricos; dos cajas que contenían, cada una, 53 piezas de fuegos artificiales Thunder Max; una caja que contenía 18 piezas de fuegos artificiales Premiere FWK; y $2,995.

Asimismo, los acusados ingresaron, en junio de 2017, a la fuerza como agentes oficiales, con armas de fuego y sin autorización a una residencia en el barrio Calabazas en Yabucoa.

Allí, registraron la casa de quien creían era una persona que vendía equipos electrónicos robados y se llevaron dos tabletas Samsung y $6,350.

Los agentes fueron arrestados a finales de agosto de 2020. El jefe de la fiscalía federal en la isla, Stephen Muldrow, indicó en aquel entonces que, tanto en Naguabo como en Yabucoa, los oficiales operaron sin tener ni tratar de obtener una orden allanamiento.

Foto suministrada