Lanzan Fondo de Solidaridad con el Magisterio para apoyar décadas de lucha por justicia laboral y retiro digno 

Ante la amenaza de recortar y congelar su retiro

0
101
(Foto suministrada)

Mientras los docentes sostienen el funcionamiento del Departamento de Educación, la Junta de Control Fiscal en Puerto Rico amenaza con congelar y recortar su retiro y el de otros sectores para poder pagar a bonistas una deuda ilegal que nunca ha sido auditada . 

Esto llevaría a los educadores a una vejez de indigencia. Por ello, las maestras y maestros libran una lucha titánica en estos momentos que paralice estas imposiciones de la Junta de Control Fiscal. 

“Hoy, lanzamos este Fondo de Solidaridad con el fin de recaudar dinero para adelantar la lucha que libra el magisterio de Puerto Rico en defensa de un retiro digno, un salario justo y la educación pública para la niñez y juventud de nuestro país.  Los docentes continuarán en la calle y necesitan de tu apoyo para seguir organizándose y fortaleciéndose el tiempo que sea necesario, ante una Junta intransigente que impone severas medidas de austeridad, para garantizar el pago a los bonistas buitres por encima de garantizar los derechos del pueblo a una vida digna.  Nuestras vidas van por encima de la deuda, por ello hoy requerimos de la solidaridad del pueblo”, afirmó Mercedes Martínez Padilla, presidenta de la FMPR.

“Hemos presentado propuestas a la legislatura, ejecutivo, Mesa de Diálogo y Junta de Control Fiscal.  Ante la anuencia e intransigencia en atenderlas, no nos dejan alternativa que no sea incrementar la lucha en defensa de un retiro digno para el magisterio y contra un Plan de Ajuste de Deuda que pretende negar el derecho a una vida digna a la niñez, juventud, clase trabajadora y jubilados de nuestro país. Contamos con el respaldo de la clase trabajadora, organizaciones hermanas y el pueblo en general para ayudarnos a adelantar la lucha mediante su donativo a este Fondo de Solidaridad”, señaló Noelanie Fuentes Cardona, secretaria de organización de la FMPR.

Los fondos recaudados serán utilizados por la Federación de Maestros de Puerto Rico con el fin de fortalecer la lucha por un salario justo y un retiro digno, y cubrir las necesidades de los maestros que se encuentran dando la lucha desde los diferentes foros y plataformas. Para donar y apoyar a este fondo puedes acceder a maestrasdepuertorico.com, o  [email protected]

Este fondo nace tras meses de constantes expresiones y manifestaciones por adelantar los reclamos del magisterio. 

Más de 20,000 maestros y otros servidores públicos marcharon el pasado 9 de febrero hasta La Fortaleza en reclamo por justicia salarial, retiro digno y mejores condiciones laborales en la denominada “Gran Marcha de la Indignación”.

Los maestros exigen que se asegure un aumento salarial y justo para el magisterio así como la protección del retiro el cual está siendo actualmente amenazado por los recortes que la Junta de Control Fiscal ha propuesto en su Plan de Ajuste de la Deuda. La FMPR exige que se apruebe un salario base de $5,000 para todo docente, con diferencial por preparación académica.  Hasta el momento unos $1,000 adicionales se han aprobado y serán efectivos en julio 2022. Este es  el aumento salarial más alto en la historia de la lucha magisterial. 

Por otro lado, APPU, UTIER, PROSOL-UTIER, Federación de Maestros, UNETE, EDUCAMOS, Sindicato Puertorriqueño de Trabajadores y Trabajadoras, Federación Central de Trabajadores, UAW, Democracia Socialista entre otros, organizaciones sindicales y sociales marcharon el pasado viernes 18 de febrero exigiendo al Gobierno salario justo para los servidores públicos, un retiro digno y cero privatización.

El pasado martes 15 de febrero la Cámara de Representantes aprobó el proyecto RC 278 que representaría una resolución que le otorgó $10,800 millones de dólares de forma expedita a los bonistas. Si la Junta aprueba una Resolución propia para pagar a los bonistas, el gobierno lo implementaría. 

La Federación de Maestros de Puerto Rico ha presentado un pleito en el foro federal en reclamo de la paralización del PDA y de revocar la confirmación del mismo.