En el limbo subastas agrícolas para comedores escolares en la Administración de Servicios Generales

Empresarios de sectores de carnes, cítricos y hortalizas explican cómo se han afectado sus negocios ante la inacción gubernamental

0
120
Foto suministrada / Ganaderos Borges en su planta procesadora de carnes.

La Asociación de Agricultores de Puerto Rico denunció hoy que los agricultores aún están en espera de que la Administración de Servicios Generales (ASG) adjudique la subasta que se llevó a cabo el 22 de noviembre de 2021 en la que participaron; productores de varios insumos agrícolas como hortalizas, frutales y carnes del País.

“Es inconcebible que al día de hoy hayan pasado dos meses y los agricultores desconocen el estatus de sus solicitudes. Esta actitud de incompetencia lo que lleva es a un disloque en la producción y planificación de siembras, pues se puede dar el caso que cuando llegue la adjudicación el agricultor no pueda cumplir por estar fuera de temporada de siembra o porque no tenga suficiente inventario para cumplir con sus compromisos comerciales y los institucionales”, expresó el presidente de la Asociación de Agricultores, Héctor Cordero Toledo.

El líder de los agricultores explicó, que esta situación ha causado la ausencia de productos agrícolas del país en las bandejas de los comedores escolares. Afirmó que este retraso en el plan de seguridad alimentaria y a su vez atrofia el desarrollo del paladar de nuestros niños a los productos agrícolas locales ya que nuestras frutas, carnes y vegetales serían sustituidas por productos extranjeros.

El portavoz de las plantas procesadoras de carnes de res y cerdo, Cesar Borges de Ganaderos Borges dijo que son ellos quienes suplen a comedores escolares a través de Administración de Empresas Agropecuarias (ADEA), y que desde la llegada de los terremotos y ahora la pandemia han estado enfrentado varias dificultades. 

“Desde el 2020 se aguantó el negocio, y luego al llegar la pandemia tampoco pudimos suplir a comedores escolares. El pasado noviembre sacaron una subasta en ASG y aún no ha sido adjudicada. No sabemos lo que ha pasado. Educación ha seguido consumiendo productos, están tirando a los mercados abiertos y se compra de manera intermitente.  Pero no tenemos el contrato completo como antes. El mercado de educación para los agricultores de carnes y cerdo es sumamente importante porque no podemos vender en supermercados, lo podemos mercadear a través de comedores. La carne fresca es la más nutritiva, no tiene hormonas”, explicó Borges.

El empresario recalcó que las ventas han bajado considerablemente. Por su parte los productores Cítricos de la Montaña, quienes se encuentran en plena cosecha reclamaron acción de parte del Departamento de Educación.

Durante los últimos 12 años la empresa ha suplido a los comedores china mondada y jugo de china fresco, producto del país sin contratiempos previo a la situación que enfrentamos ahora. El proceso conlleva estrictas medidas sanitarias y controles de las agencias estatales y federales.  

“Desde el año 2020 a consecuencia de los temblores y luego la pandemia el Departamento de Educación nos ha cancelado todas las órdenes habiendo tenido distribución de comida y ahora planteles abiertos y sirviendo alimentos. Los productos que nosotros suplimos se canalizan a través del Departamento de Agricultura y su división de mercadeo.  De esta forma garantiza que se dé prioridad a los productos del país debidamente cualificados como lo somos nosotros”, explicó el presidente de Cítricos de la Montaña, William Mattei.

Los productores de cítricos exhortaron al Departamento de Agricultura y el Departamento de Educación que agilicen los acuerdos de suplido de productos.  

Por su parte el dueño de Hortalizas del Oeste y presidente del sector de hidropónico de Puerto Rico, José Negrón explicó que en octubre del pasado año participó en las subastas de comedores escolares y aún espera por respuesta.

El empresario explicó que tras esta situación, el plato que sirve el DE no cumple con los estándares de los nutricionistas, por lo cual no se paga y redunda en la pérdida de fondos a la institución educativa.