“El que no nace para servir, no sirve para vivir”

Líder comunitaria de Naguabo logra dar ayuda necesaria a quienes lo necesiten

0
68
Foto suministrada / Voluntarios y empleados en acción para servirle al ciudadano necesitado.

Con el interés de servir y ayudar a la comunidad, también movida por el amor a su pueblo, la líder comunitaria del municipio de Naguabo, Mariny del R. Vázquez Maldonado, tomó la iniciativa de crear un espacio para alimentar  a personas sin hogar, pobres y todo el que lo necesite, llamado “Comedor de Bien Centro Madre Teresa de Calcuta” ubicado en el mencionado pueblo.

“‘El que no nace para servir, no sirve para vivir’, decía Madre Teresa de Calcuta. Los voluntarios llegan y dicen que allí (en el comedor) sienten algo que les sana y les llena. Los comensales son agradecidos, los donadores desprendidos, así que, cada martes y jueves, demostramos que es posible un Naguabo diferente y que todos juntos lo podemos lograr haciendo que las cosas pasen”, expresó la líder comunitaria en conversación con El Oriental.

Según informó Velázquez Maldonado, esta iniciativa comenzó a raíz de una llamada de preocupación por los envejecientes que se encontraban sentados en la Plaza Pública de Naguabo -con los negocios cerrados debido a la pandemia- y la carencia de alimentos. “Eso fue un jueves, y un martes, comenzamos con 24 comensales y seis voluntarios. Preparamos comida con donaciones y alimentos que tenía Caritas, la Organización de Caridad Católica”, comentó.

Del mismo modo, Velázquez Maldonado contó que las donaciones que reciben provienen  de la bondad de la gente, los comensales, de las personas que ven la misa por las redes sociales, del Padre José Colón Otero (Párroco de Naguabo) y si se solicita donación, comienza de manera inmediata a llegar de todas partes. “Siempre recuerdo cómo uno de los comensales vino con dos libras de carne de guisar para cooperar. Tenemos gente que aporta mensualmente por iniciativa propia, pero sobre todo, mucha confianza y fe de que llegará”, sostuvo.

El comedor va dirigido a personas sin hogar, personas solas, ancianos empobrecidos y vulnerables de la comunidad del pueblo, así como los trabajadores que “necesitan estirar el peso”.

Actualmente, cuentan con 14 voluntarios, han movido tres de ellos a empleados, y dos personas de la comunidad a través de PathStone. Sus horarios de servicio son martes y jueves desde las 8:30 de la mañana hasta la 1:00 de la tarde y en situaciones de emergencia.

De igual forma, en el Centro Teresa, también en Naguabo, ofrecen: ropa, zapatos, artículos del hogar, compras, material de higiene, equipo de seguridad  por la pandemia y gestiones y coordinaciones de servicio.

“Cada martes y jueves vamos en la confianza de tener los alimentos para nuestros comensales y esa fe y providencia es la voz, ese susurro que usted siente en su corazón cuando algo les dice debo ayudar o debo aportar. Así que, te invito a que esa voz se haga acción y puedas ayudarnos con alimentos, recursos o con tu tiempo. Hoy nos toca hacer el bien a otros y esperamos que otras personas también lo hagan”, sustentó Mariny haciendo un llamado a la donación.