Dilema entre recuperación económica y posibilidad de contagios en Naguabo

En el malecón de Naguabo, uno de los principales destinos turísticos de la región, durante el fin de semana muchos visitantes se paseaban “sin conciencia de que el coronavirus mata”

0
568
Foto por Yeidy Agneris Vega Alicea / Cerca de las 7:00 de la noche del domingo, hora en que comienza el toque de queda, los predios del malecón se despejaron en su mayoría.

Por un lado existe la necesidad de que los negocios recuperen los miles de dólares en pérdidas que han sufrido por la pandemia, del otro, entre la comunidad se acrecienta el temor ante posibles contagios con COVID-19.

El domingo, de camino hacia el malecón de Naguabo por toda la carretera PR-3 desde Humacao, era significativa la presencia de visitantes que disfrutaban de los ofrecimientos gastronómicos.

De la misma manera, era visible la inconsistencia de la ciudadanía en el cumplimiento con la última orden ejecutiva que requiere el uso continuo de mascarillas y evitar conglomerados.

Para el presidente de la Asociación de Comerciantes de la Playa del Malecón de Naguabo, Antonio “Tony” Hernández Flores, la preocupación es que ante la presencia de personas que permanecen en el exterior de los negocios, se pueda revertir la orden al toque de queda original, como fue implementado por la gobernadora Wanda Vázquez Garced en marzo pasado.

Cuando uno trata de arrancar llega algo diferente. El huracán María, el puente cerrado, la pandemia, los terremotos. La situación de tener los negocios completamente cerrados ha complicado las cosas”, comentó el comerciante.

Sobre el cierre del puente, Hernández Flores hizo referencia a la clausura durante un periodo de cinco meses por la Autoridad de Carreteras y Transportación (ACT), de la principal vía que dirige hacia esa zona, en espera de la instalación de una estructura provisional. Esa construcción fue completada en diciembre pasado.

De acuerdo con Hernández Flores, de los 38 negocios que ubican en esos predios, sólo unos cinco o seis abrieron sus salones comedores. El resto todavía ofrece únicamente el servicio de entregas “para llevar”. Este método provoca que los visitantes se queden en los alrededores, aún cuando está desautorizado.

La orden ejecutiva 2020-041 que permitió la apertura gradual a sectores económicos y sociales requiere que la ciudadanía permanezca en distanciamiento social. Además, el toque de queda sigue vigente las 24 horas del día durante los siete días de la semana, excepto para que las personas puedan acudir a gestiones como citas médicas, supermercados y farmacias entre otros establecimientos autorizados.

“La gente debe comenzar a ser prudente, tenemos que seguir instrucciones, entender que la seguridad y la salud es responsabilidad de cada uno de nosotros… Deben apoyarnos y deben comprar, pero no deben quedarse en el área. Si no vienen a consumir, que no salgan (de sus casas), porque contribuyen a esa masa de gente que viene a mirar”, señaló el propietario de Makitos Restaurant y otros negocios.

Sobre los restaurantes, la orden indica que podrán abrir sus salones comedores para los comensales, a un 25 por ciento de su capacidad. No obstante, las opciones son, comer dentro del local o que los clientes se lleven los alimentos.

Suministrada / Personas comparten en uno de los negocios del malecón de Naguabo, en su mayoría sin distanciamiento y algunos sin llevar puesta una mascarilla. 

Si no hay COVID-19 en Húcares, temen que llegue

El líder comunitario de la Playa Húcares, Carlos Iván Pérez García, reconoció que los comerciantes “están tomando las medidas protectivas” y han acatado la orden. Sin embargo, destacó que el problema “estriba en las personas que acuden a novelerear”.

Asimismo, mencionó que el personal del Negociado de la Policía de Puerto Rico (NPPR) no ejerce su función con la dureza necesaria.

“Tú no puedes orientar en una pandemia, tienes que ejecutar. Tienes que dar órdenes precisas y contundentes. Si la Policía no tiene los recursos, tiene la gobernadora que eliminar la orden ejecutiva, porque no tiene los recursos para hacerla cumplir”, denunció.

Igualmente, el portavoz hizo referencia a que, este fin de semana, la cantidad de vehículos y el tapón, sobrepasaba las condiciones normales de otros periodos libres de pandemia.

La uniformada “no puede intervenir con todo el mundo”

El Oriental consultó estas preocupaciones con el teniente coronel Juan Cáceres Méndez, comandante del área policiaca de Humacao.

Explicó, que durante el fin de semana estuvo asignado, un teniente, un sargento y ocho oficiales solamente en al área del malecón y que, por diferentes violaciones a la orden ejecutiva, se emitieron 56 boletos entre sábado y domingo.

“Hemos hecho unos planes de trabajo para intervenir con las personas. Pero son tantas y tantas, son cientos y no se puede denunciar a todo el mundo. Si esto no funciona vamos a tener que ir entonces a lo punitivo. Y la denuncia tampoco es un boleto; es tomarle los datos y citar (a la persona) al tribunal, cuando abra… Los tribunales del país se van a llenar de casos. ¿Cuál va a ser la determinación del tribunal?, no sabemos”, señaló Cáceres Méndez.

A su planteamiento se suma una desventaja por la necesidad de oficiales, pues esa región, según confirmó, es la que menos policías tiene en toda la isla, un total de 150 distribuidos en cinco pueblos.

De la misma manera, este medio auscultó la posición del alcalde Noé Marcano Rivera.

“Es una pena y una lástima que la gente haya perdido la seriedad de lo que estamos viviendo… Según vemos el comportamiento de la gente vamos de camino a que eso (los contagios) ocurran”, comentó.

Marcano Rivera también informó que su Municipio ofreció orientación a los comerciantes y que ha realizado pruebas a empleados de ese sector turístico para detectar el virus.

“La orden ejecutiva es efectiva, el problema es la gente. Recae en cada uno de forma individual. Hay que crear conciencia de que esto (el virus) mata”, añadió.

En ese pueblo, hasta el martes, Salud había reportado 25 casos positivos. De acuerdo con el alcalde, hasta el lunes, cuando aún sumaban 24, sólo dos habían sido confirmadas mediante pruebas moleculares, los demás 22 a través de pruebas rápidas.