DACO visita talleres mecánicos de la Isla

La agencia impuso decenas de multas, en su mayoría, a los centros de garantía de concesionarios de vehículos, según se informó

0
158
(Archivo)

Ochenta y dos talleres de mecánica automotriz en toda la Isla fueron visitados por inspectores del Departamento de Asuntos del Consumidor (DACO), quienes, según informó el secretario, Edan Rivera Rodríguez, se enfocaron en verificar que estos centros de servicios estuvieran en cumplimiento con ciertos requisitos de divulgación de información sobre licencias.

“Los servicios de reparación de vehículos de motor, tanto de unidades en garantía como de reparaciones en talleres independientes se encuentran entre los temas más recurrentes en lo que respecta las querellas que se radican en el DACO”, aseveró Rivera Rodríguez, quien sostuvo que “lo reiterado de las quejas es preocupante, y este operativo es un primer paso para atender el problema más allá de los casos individuales que se atienden en el foro adjudicativo”.

El operativo que se llevó a en los pasados días dio lugar a la imposición de cuarenta y cuatro multas. Siete de estas multas fueron por no tener una licencia profesional vigente, veintinueve por incumplir con los requisitos de divulgación de las licencias; dos por no incluir información en las facturas de servicios; y seis por infracciones a normativas de rotulación, por ejemplo, divulgar la política de devolución y las alternativas de pago.

“Si bien el DACO no licencia ni regula a los mecánicos automotrices, esta es una de las profesiones a las que el Reglamento de Proveedores de Servicios les impone unos requisitos mínimos de divulgación”, explicó el secretario, para quien “estos requisitos tienen el propósito de que el consumidor pueda cerciorarse de que la persona que contrata cuente con una licencia vigente; y, además, que tenga acceso a los datos de contacto de dicha persona, en caso de que necesite radicar una acción en su contra”.

Las normas contenidas en el Reglamento de Proveedores de Servicios aplican a los mecánicos automotrices en su carácter individual (esto es, si prestan servicios directamente al público); y también obligan a los talleres que les contratan para que ofrezcan tales servicios. Estas normas incluyen el deber de que cada mecánico tenga una licencia profesional vigente, y que la misma se exponga en un lugar prominente, a vista del público. Además, toda factura debe incluir información relacionada a la persona que rindió un servicio particular.

“No es solo tener la licencia, sino que la información de la misma esté fácilmente accesible a toda persona que visite el taller o centro de servicio”, enfatizó Rivera, quien puntualizó que “la desinformación, siempre, se presta a que se vulneren los derechos de los consumidores; y ese es precisamente un aspecto medular que hemos buscado atender con operativos como el que realizamos en los pasados días”.