Deprecia el valor de las viviendas en la zona este

0
494

(19 de julio de 2018)-El daño a propiedades y residencias que trajo la pasada temporada de huracanes, aunque fue severo para la industria de bienes raíces, a su vez representa una oportunidad para el reenfoque del mercado.

Si bien se repite, que durante años ha habido un decrecimiento en el mercado inmobiliario, los agentes de bienes raíces y sus compañías también han identificado áreas de oportunidad, especialmente, ante la caída de los precios que resulta atractiva para clientes procedentes de Estados Unidos y de otros países, para quienes el bajo costo representa un momento más accesible para la inversión.

La compañía Point2 Homes, uno de los principales portales dedicados al mercado, analizó recientemente el precio de las viviendas vendidas en la Isla antes y después del desastre natural y en la zona este, identificó algunas caídas significativas en precios de tasación. El listado de 16 mercados, está encabezado por el pueblo de Humacao. Según los números de la compañía, el precio medio de una vivienda (en Humacao) iniciaba en los $369,000 para el año 2010; al 2018 el costo ronda los $97,250 lo que representa una caída de 74 por ciento. Mientras, en pueblos como Fajardo, el séptimo en el desglose, una residencia que en 2010 podía costar $167,000 ahora tasa por los bajos $79,500.

La compañía estimó, que en los últimos ocho años, el precio medio de venta de viviendas en la isla disminuyó en un 48%. Sin embargo, los agentes de bienes raíces conservan el optimismo, incluso, según la compañía, un 28 por ciento de los anunciantes en Point2 Homes, están sumamente optimistas sobre la recuperación del mercado en la Isla.

José Roberto Rivera Almodóvar, propietario de Habitat Puerto Rico, es uno de los agentes que visualiza las áreas de oportunidad. Aunque a su vez, lamenta que en cambio la Isla se quede con el vacío de un gran éxodo de boricuas profesionales que se mudan principalmente al estado de la Florida donde su compañía ha trabajado en múltiples relocalizaciones.

“El mercado de bienes raíces sabemos que colapsó. Veníamos arrastrando una economía en depresión y los huracanes fueron la punta de lanza para complicar aún más las cosas. Entró por Naguabo, corrió toda el área este y salió por Arecibo, por lo tanto, la industria de las bienes raíces y otros negocios fueron grandemente afectadas en esta área”, comentó Rivera Almodóvar.

El agente, con 15 años de experiencia en bienes raíces puntualizó grandes diferencias en precios de tasación. Algunas de las que enumeró, según consultas con sistemas de comparables y otros agentes (Tasamax, Luis Abreu y José Purcell), son bajas significativas en pueblos como Humacao, Gurabo y Caguas. En Gurabo, por ejemplo, mencionó que una residencia en la urbanización Alturas de Hato Nuevo, valorada en $101,000, fue vendida en febrero de este año en $85,000.

Otro sector residencial o de “second homes” con grandes diferencias en tasaciones que destacó fue Palmas del Mar en Humacao. “Me sorprendió Las Piedras, según mi estudio de comparables veo que, de Caguas a Humacao, los precios de Las Piedras, aunque han bajado, están bastante estables.

Sin embargo, apartamentos en urbanizaciones como Maralago y Marbella (Palmas del Mar) son apartamentos que se vendieron entre los $500,000 y $700,00 y ahora están por los $200,000. El Mercado se afectó tanto, que el mismo cliente profesional promedio puede vivir en un complejo en Las Piedras o en Palmas del Mar”, añadió Rivera Almodóvar.

Para el agente, la reducción en el valor de las propiedades inmuebles tiene múltiples variantes, entre ellas, algunas básicas como la salida de puertorriqueños que dejan sus propiedades en venta y otras para ejecución, la pérdida de empleo, las dificultades para acceder servicios de salud, problemas de seguridad y el cierre de negocios y comercios.

De igual forma, el incremento en el inventario de viviendas reposeídas. A su vez, mencionó la necesidad de desarrollo económico en los municipios que no son mercados centrales, pero que pueden tener áreas de interés para personas que buscan experiencias distintas para mudarse a la Isla o para tener segundos hogares.

“Recién hice un análisis para conocer cuáles eran las tendencias en la dinámica de los vacacionales en cuanto a destinos o alojamientos, más solicitados y mejores puntuaciones en el área de la Florida, y para sorpresa encontré entre otros un editorial donde se destacaban los más solicitados o con mayor clasificación y destacaban los “tree houses” (casas en árboles) “tiny houses” (casas pequeñas) y botes, nada que en Puerto Rico no podamos recrear”, añadió.

Según, Point2 Homes, más estadounidenses buscan casas a bajo costo en la Isla tras el paso del huracán María y el 60% de las personas que hojean casas en Puerto Rico son compradores potenciales. Según los resultados del estudio de la compañía, la isla continúa como mercado atractivo para los estadounidenses que buscan invertir en bienes raíces a bajo precio.