Las comunidades son la solución

0
273
Luis (Luigui) Rivera / lgriveramedina@live.com

Luis (Luigui) Rivera / lgriveramedina@live.com

Al pasar el año 2021 y haber reflexionado sobre los sucesos que acontecieron, es meritorio imponernos como meta ser proactivos en las soluciones. Hay que ser los primeros en tomar el control de las situaciones que nos aquejan, al igual de las que estén por venir.

Para tener claro lo que debemos hacer en este año 2022, hay que entender el concepto de Responsabilidad Social. Este es fundamental en cada colectividad, ya sea corporativa, social o política. Su significado se basa en las acciones que desempeñamos para cumplir las obligaciones relacionadas a nuestros roles en la sociedad.

De igual forma es el respeto y compromiso con el bienestar colectivo de nuestro entorno.
Las comunidades tienen el poder de realizar grandes cambios, de establecer la manera de resolver sus problemas inmediatos.

En todo el país existen grandes ejemplos de Organizaciones Comunitarias que han sido una respuesta a diversas situaciones y que deben ser replicadas por toda la isla. Grupos como: Casa Pueblo en Adjuntas, el Proyecto Comunitario del Caño Martín Peña en el área de Barrio Obrero y Santurce, así como más cercano a nosotros en Humacao, el Proyecto P.E.C.E.S.

Cada uno de ellos ha logrado establecerse luego de haber identificado las situaciones y necesidades apremiantes de su gente. Sus logros han permitido que sean reconocidas por toda ciudadanía, expandiendo sus servicios con éxito a la población general.

Puerto Rico como sociedad ha logrado grandes avances en los pasados 70 años, por medio de cambios a niveles educativos, sociales y económicos. No es menos cierto, que en estos tiempos de globalización y de la inmediatez en la comunicación donde imperan las redes sociales, aún ninguno de estos elementos sustituye la cercanía de los vecinos y los líderes comunitarios, quienes se mantienen vigilantes ante cualquier necesidad a su alrededor.

Es momento de establecer una agenda común, donde se le saque el provecho a las escuelas en desuso. Que se puedan establecer consejos comunales que vayan dirigidos a adiestrar sobre las posibles situaciones de emergencia, que se puedan identificar las poblaciones vulnerables con problemas de movilidad.

Que puedan preparar planes de manejo y centros de acopio para ayudarse unos a otros. Que la autogestión y el readiestramiento laboral sea una alternativa de desarrollo económico para el sustento de las familias.

El modelo comunitario es el que más ayuda al gobierno en tiempos de crisis, ya que son los que pueden responder con mayor eficacia a atender a la ciudadanía sin intermediarios.

Si queremos reducir a mediano y largo plazo la criminalidad, la violencia (incluyendo la intrafamiliar) y eliminar la dependencia, la alternativa idónea son las comunidades.

El Gobierno de Puerto Rico se ha reducido al punto de ser incapaz de resolver muchos problemas cotidianos de los ciudadanos (a nivel que hasta los marbetes son una crisis a final de año) por lo que sería ideal practicar y establecer la política pública de Gobernanza Democrática, seguramente los resultados serán mucho mejores.