Rosamar Trujillo Plumey: “Vengo de una cuna de servicio”

Tras casi dos décadas de apoyar a su fenecido padre Marcelo Trujillo Panisse en su trayectoria política, la precandidata al Senado elabora su campaña con su ejemplo como norte

0
135
Foto Por Yeidy Agneris Vega Alicea / Rosamar Trujillo Plumey aseguró que mientras sus padres estuvieron vivos nunca contempló una candidatura política. No obstante, su trayectoria en el trabajo social y pasión por el servicio la inspiraron a aspirar al Senado de Puerto Rico.

La aspirante al Senado por el distrito de Humacao, Rosamar Trujillo Plumey, hija del fallecido alcalde Marcelo Trujillo Panisse, fue la última precandidata en radicar su intención para la primaria por ese escaño. Pero, su determinación, según explicó, surgió en el tiempo preciso, posterior a un proceso de reflexión y guiada por el ejemplo de política pública que vivió junto a su progenitor, quien prevaleció en cinco términos como alcalde de ese pueblo.

A ocho meses de su deceso, Trujillo Plumey vivió ayer el primer Día de Padres sin la figura “que le enseñó que la política es una herramienta de transformación y de cambio”.

“Yo le venía dando vueltas a lo que es el servicio. Yo vengo de esa cuna, vengo de servir. Vengo de una madre (la ex primera dama, Rosa Elena Plumey) que luchó y no se dejó amedrentar por nada para lograr lo que quería. Y vengo de un padre, que más que un político fue un servidor público. Él me enseñó que hay momentos en los que hay que dar un paso hacia adelante”, comentó en entrevista con El Oriental.

Trujillo Plumey radicó su candidatura el 28 de diciembre pasado, dos días antes de la última fecha establecida por la Comisión Estatal de Elecciones (CEE).

“La política tiene un ‘timing’ y a veces hacer las cosas a destiempo las trastoca. ¿Por qué ahora? Porque es el momento. Escogí el Senado porque mi papá siempre hablaba del distrito de Humacao, de sus necesidades y su gente. Es la Cámara Alta y entiendo que el distrito necesita de esa fuerza para trabajar por las necesidades de la gente”, afirmó la precandidata.

Aspiración por sus ejecutorias

De acuerdo con la aspirante, que actualmente labora como directora de la oficina de Fondos Federales, Título 4E del Departamento de la Familia (DF), la prioridad de su plan de trabajo estará alineada a las necesidades identificadas por los ejecutivos municipales y en el servicio a los envejecientes.

“Para mí las prioridades serán los puntos claves que tiene cada uno de los alcaldes. Como trabajadora social, esa es la voz que voy a llevar, la voz de los envejecientes y la familia, porque esa es la base”, sostuvo.

Al asegurar que prevalecerá en la primaria y posteriormente en la elección general, planteó que, aunque lleva “la mochila de Marcelo”, lo logrará basada en sus méritos y trayectoria de servicio.

“A mí me toca correr esto sola. Sí, soy la hija de Marcelo, pero no es mi entrada ser la hija de Marcelo; es Rosamar Trujillo. ¿Que vengo con la mochila de Marcelo? Sí, y esa es mi mejor escuela y política. Yo vengo a seguir sirviendo y llevando el mensaje de que el poder está en la gente y que la política es una herramienta para transformar”, reflexionó.

Por las medidas de distanciamiento social ante la pandemia de COVID-19, la campaña de Trujillo Plumey ha sido mayormente virtual en los últimos meses. El proceso, de alguna forma, le recuerda a la última campaña de su padre, cuando por su condición de salud no pudo estar presente en caminatas y caravanas con la misma intensidad que en el pasado.

“(Mi papá) hace falta. A veces la gente me dice: ‘Rosamar, tú eres fuerte’. Y no, es que yo tengo que asumir postura. Hace falta el consejo; el que, cuando quiera reventar, me diga que me mantenga tranquila y serena. Eso sí me enseñó papi. La mentalidad de mi papá siempre fue de ganador y aunque hubiera perdido, él nunca perdía”, recordó Trujillo Plumey, quien, durante la celebración de este domingo, como era costumbre, acudió hasta el pueblo de Guayanilla, ciudad natal de su padre.