Firman la promesa de construir una rampa para embarcaciones en Punta Santiago

El alcalde de Humacao, Luis Raúl Sánchez Hernández aseguró que nada detendrá el proyecto para el que por primera vez fue firmado un acuerdo que, entre otras gestiones, incluye el desarrollo de estudios de viabilidad y la petición de permisos de construcción

0
221
Fotos por Yeidy Agneris Vega Alicea / En presencia de integrantes de la Asociación de Pescadores Unidos de Punta Santiago, otros idenpendientes y residentes de Punta Santiago, el Municipio de Humacao estampó el acuerdo que permite el inicio del diseño del proyecto.

Aunque han escuchado las intenciones de distintas administraciones a nivel central y municipal, esta vez los pescadores de la comunidad de Punta Santiago en Humacao ven con mayor optimismo el compromiso de que se materialice la construcción de la tan necesitada rampa para embarcaciones que han peticionado por décadas.

El lunes, frente a la zona donde se vislumbra la construcción de la estructura, el alcalde Luis Raúl Sánchez y el ingeniero Miguel A. Pérez Correa, firmaron el inicio de la primera fase del proyecto.

El anuncio por parte del Municipio responde a una lucha de ese sector de trabajadores del mar, que ante los escollos para hacer su trabajo, han sometido su petición ante todos los foros posibles sin conseguir una explicación que los convenza de que en el área no es posible construir ese tipo de entrada.

“Llevamos una lucha de sobre cuatro décadas en este tirijala. Hemos sufrido tanto el que se prometa por un lado y por otro, y que se dé vuelta a la página. (Las agencias) no han visto el sufrimiento de los pescadores y sus hijos, cuando echan una lancha y al momento de sacarla tienen sus percances”, expuso el presidente de la Asociación de Pescadores Unidos de Punta Santiago, Antonio “Tony” Torres.

Entre las dificultades, los pescadores han sufrido accidentes que han afectado sus extremidades ante el esfuerzo de sacar las embarcaciones luego de horas en el mar. Han enfrentado problemas cardíacos e inclusive, la pérdida de lanchas al no poder retirarlas de la costa.

Además, la falta de ese sistema los pone en desventaja con otras villas pesqueras que ubican en la zona este, así como en otros pueblos que sí cuentan con el recurso, como lo es La Parguera en Lajas, Boquerón en Cabo Rojo, el malecón de Naguabo y otras ubicadas en Ceiba, Fajardo y Luquillo, por mencionar algunas.

El alcalde Sánchez Hernández explicó que el proyecto conlleva un costo de entre $700,000 a $1 millón y que debe ser financiado por fondos de reconstrucción del programa CDBG-DR asignados tras el huracán María en el 2017. Asimismo, afirmó que de no haber sido por ese sistema “no hubiera surgido un proyecto de reconstrucción mediante la Autoridad para el Financiamiento de Infraestructura (AFI)” .

“Cuando me llamaron para una reunión, por ser el municipio el custodio del muelle (de pesca recreacional), dije: ‘sí pueden romper un muelle y hacer uno nuevo, pueden hacer una rampa’”, narró sobre una reunión que sostuvo con esa entidad.

“Yo quiero decirle a ustedes hoy, pescadores, que nuestro compromiso es tan genuino con ustedes, que si los fondos CDBG-DR no se mueven ya tenemos identificado de dónde lo vamos a hacer con fondos municipales. Ese proyecto no se va a detener”, aseguró el ejecutivo.

Sobre el diseño


De acuerdo a lo anunciado en la conferencia de prensa, la construcción considera que la rampa sea accesible para embarcaciones de un tamaño en el rango de 12 a 20 pies de eslora. En el diseño original se estipula que tendrá un calado de tres pies de profundidad, será de 16 pies de ancho y de no menos de 100 pies de largo.

A preguntas de El Oriental sobre los criterios para la construcción, el profesional de la firma Behar Ybarra & Associates LLC. indicó que están próximos a desarrollar estudios adicionales y que la firma del acuerdo inicial contempla la petición de permisos a diversidad de agencias.

Este medio consultó, pues de acuerdo a información suministrada por los pescadores, el Departamento de Recursos Naturales (DRNA) aseguró en una reunión entre las partes que en el lugar no se puede desarrollar ese tipo de infraestructura.

“Yo creo que la buena fe y el impacto de María que hubo en el área fue un motor para que esto se pudiera lograr. Se han realizado estudios que demuestran que el área se puede construir y reemplazar. Se hizo un estudio de marea, nosotros estaremos haciendo otros, de marea y de erosión costera para determinar la mejor ubicación”, indicó Pérez Correa quien se desempeña como ingeniero civil. 

Por su parte, Sánchez Hernández reiteró que “no deben tener problemas con los permisos para que la rampa sea realidad en meses” .

“El proceso un poco más tedioso, en el que tenemos que enfocarnos ahora, es la obtención de los permisos. Son varias agencias que tienen que endosar el proyecto y que tienen que expresarse. Ahí es que vamos a necesitar ayuda de la (Oficina de) Asuntos Municipales de La Fortaleza”, señaló Sánchez Hernández.

Precisamente, en representación del gobierno central participó Luis Rivera Cruz, quien dirige esa oficina.

“Cuenten con nuestra administración. A la comunidad, vamos a seguir trabajando para seguir trayendo más noticias positivas, para mejorar el muelle, seguir mejorando la villa pesquera y tener un balneario de primera. Nosotros vamos a trabajar para que así sea”, aseguró.

El senador José Luis Dalmau también hizo referencia a las limitaciones señaladas por el DRNA.

“Siempre había un problema con el gobierno central. Cuando veníamos a vistas públicas con Recursos Naturales decían que no se podía, porque el viento venía del norte o del sur, por la marea o la distancia. Las asignaciones legislativas nunca se materializaron en relación a la rampa” , explicó el legislador.

Por su parte, el senador Miguel Laureano, sostuvo que “es momento que se haga realidad cualquier promesa que cualquier administración le haya hecho” a los pescadores.

Pescadores veteranos como Héctor Julio Ramírez López afirmaron que han esperado por la construcción de la rampa y escuchado promesas desde la década de los años 1970.

Mientras esperan siguen las dificultades

En un aparte, el pescador Ángel Luis Martínez González explicó que, en su caso, lleva dos semanas sin entrar al mar por la presencia de sargazo en la orilla. Como resultado, sus capturas permanecen mar adentro y su negocio disminuye en producción y ventas.

“Ahora mismo, si esa rampa estuviera ahí nosotros estaríamos en el agua. No estamos en el agua porque hay mucho sargazo y no podemos sacarlo. Ni los buzos se tiran por eso mismo”, explicó.

Como parte de las próximas gestiones, los desarrolladores del proyecto deberán reunirse con los marineros para escuchar sus necesidades y sostener comunicación con ellos al menos una vez al mes para actualizar detalles sobre el progreso de las gestiones.