Objetan que Recursos Naturales “deje a cargo” de la comunidad la reconstrucción de su rompeolas

Mientras vecinos del sector Húcares esperan gestiones por parte de la agencia, temen que el mar se adentre en su comunidad por la destrucción de su barrera contra el oleaje  

0
387
Foto por Yeidy Agneris Vega Alicea / La Junta Comunitaria Playa Húcares del Barrio Santiago y Lima en Naguabo fue fundada hace nueve años y es dirigida por Carlos Iván Pérez García.

La Junta Comunitaria Playa Húcares en Naguabo, reclamó al Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), que asuma la responsabilidad de canalizar los procesos para la reconstrucción de su rompeolas, destruido en su mayoría por el huracán María en el 2017

El grupo evidenció a este medio las recomendaciones del DRNA, sometidas mediante un correo electrónico, en el que esa agencia les instruyó a someter una Solicitud Conjunta del Cuerpo de Ingenieros de Estados Unidos (USACE, en inglés) con un costo de $500, requerir información a ese mismo ente sobre permisología y completar documentación que requiere la asesoría de peritos.

Para el presidente de la asociación, Carlos Iván Pérez García, las instrucciones, emitidas por la secretaria auxiliar de Permisos, Endosos y Servicios Especializados del DRNA, Joanna Cepeda Díaz, son inadmisibles.

“Ellos nos envían una comunicación en la que nos indican que es la comunidad la que tiene costear el rompeolas y la que tiene que hacer toda la gestión con el Cuerpo de Ingenieros. Eso es inaudito e inaceptable, esa es la función de un Departamento como Recursos Naturales”, señaló.

“Es inaceptable que le digan a una Comunidad Especial, de escasos recursos, que entre en materia de unos documentos que ellos mismos dicen que son especializados. El Estado tiene esos recursos y es su responsabilidad cumplir con esto”, añadió Pérez García.

De acuerdo con lo desglosado en la comunicación escrita, suministrada a El Oriental el 21 de noviembre, el DRNA informó a la junta que, “por lo general”, “los rompeolas son promovidos por comunidades y/o municipios que tienen los fondos” y que ellos participan en la otorgación de los permisos luego de evaluados los proyectos.

La solicitud a USACE, según el DRNA debe ser completada por lo que identificaron como un “profesional correspondiente”, pues la solicitud incluye documentos especializados que deberían contar con el peritaje de un ingeniero licenciado.

“Es posible que sea necesario la preparación de un documento ambiental, que requiere varios estudios, como por ejemplo, estudios bentónicos, de corrientes…  Esta solicitud se radica en el DRNA con un costo de radicación de $500.00 y debe venir acompañado de 13 copias, ya que se distribuyen entre varias entidades gubernamentales”, añade el resumen suministrado a la organización luego de una visita el 17 de octubre de este año.

Según explicaron los residentes, luego del huracán ha continuado el desprendimiento de las rocas que componen esa pared que detiene el oleaje. Su temor es que el mar inunde la comunidad en un evento de fuertes marejadas.

“El rompeolas no es un lujo, es una necesidad imperiosa. Si quitamos las pocas piedras que hay el mar va a entrar, hay ocasiones en las que el mar ya cruza la carretera”, describió Pérez García.

Foto Suministrada / Según los residentes, en un día de lluvia fuerte el oleaje de la playa La Fanduca provoca la entrada del mar a la vía de rodaje. Durante el huracán, según describieron, la inundación se desplazó hacia el interior de la comunidad entre unos 80 a 100 pies.

De la misma manera, el portavoz expresó su decepción con la agencia y expresó que ese conjunto “acogió con beneplácito” la renuncia de la exsecretaria del DRNA, Tania Vázquez Rivera, quien dimitió de su cargo el 31 de octubre luego de que fueran develadas irregularidades por contrataciones en esa institución.

Actualmente la secretaría la ocupa de forma interina Armando Otero Pagán, pasado subsecretario.

Las denuncias por parte de la Junta Comunitaria fueron expresadas en una reunión en la que extendieron 10 días de plazo a representación del senador Miguel Laureano y del representante Reinaldo “Rey” Vargas para auscultar y gestionar procesos con el DRNA. De acuerdo con Pérez García, a la fecha del cierre de esta edición, ninguno de los legisladores había reaccionado a la petición.