Niño humacaeño hace realidad su sueño de Navidad

Sebas, repartió alegría, obsequios y músicas a otros niños de la ciudad

0
637
Sebas junto a su padre Jean Paul y Santa Claus alegraron a muchos niños en el inicio de la Navidad. (fotos suministradas)

Cuando su pequeño Sebastián Carrillo le dijo que sentía en su corazón llevar alegría, dulces, música y obsequios a otros niños en Navidad, Jean Paul Carrillo Cáceres no lo pensó dos veces para lanzarse a apoyarlo en su lindo deseo. Así es como nace la actividad “Trullando por un Sueño” en la que Sebas como cariñosamente lo conocen en su familia, alegró la vida de muchos otros niños en Humacao el pasado domingo 27 de noviembre.

Con el apoyo de su padre y de muchos otros voluntarios que colaboraron con este servidor público para hacer realidad el sueño de su hijo, Sebas realizó ese día una caravana con carrozas, música, personajes infantiles, dulces y obsequios que repartió a su paso a los niños de los sectores que recorrió desde la Playa de Humacao, Verde Mar, Ciudad Cristiana, Villa Humacao, Patagonia, residencial Padre Rivera hasta Villas del Río. En cada parada, los niños se acercaban, saludaban, recibían sus dulces y obsequios, además de la alegría que se llevaba en este inicio de la época tradicional festiva.

“Estoy agradecido a Dios por bendecirme con un hijo que a su corta edad nos enseña lo afortunados que somos, un niño con un corazón lleno de solidaridad y empatía. Seba, pidió hacer algo especial por los niños, me pidió hacer un regalo de Navidad y con el corazón lleno de orgullo asumí el reto que conllevaba esa petición, hicimos llamadas y la respuesta fue increíble, el apoyo inmediato. Este niño, mi hijo nos dio la lección de vida, nos llevó una vez más a servir, a extender la mano a nuestro prójimo y a vivir la verdadera Navidad, desde el desprendimiento y albergando amor en nuestro corazón”, expresó Carrillo Cáceres.

“La acogida, las caritas de los niños, el abrazo y saludo de los adultos al recibir este regalo de amor es una experiencia invaluable y más aún acompañado de mi amado hijo, valió la pena cada desvelo, horas de trabajo y organización. Tengo que destacar que, esto fue posible gracias al apoyo de muchos voluntarios y personas que aportaron, que se hicieron disponible en esfuerzo y recursos para hacer realidad el sueño de mi Seba, a ellos muchas gracias y bendiciones”, finalizó el humacaeño.